Salsas

6 salsas básicas de cocina

6 salsas básicas de cocina

Autor:

Aprende a preparar las 6 salsas básicas de cocina con estas recetas y descubre en qué tipo de platos se pueden servir.

Las posibilidades a la hora de preparar una salsa son infinitas, pero podemos comenzar por aprender las recetas más básicas, las salsas madre. Se trata de seis salsas que sirven como base de numerosas variantes.

En el siglo XIX Marie-Antoine Carême realizó una clasificación de las salsas en 4 familias a partir de las cuales derivaban el resto de salsas, siendo las salsas madre: bechamel, española, velouté y alemana. En el siglo XX el chef Auguste Escoffier actualizó esta clasificación, que actualmente sigue vigente en las escuelas de cocina, con las siguientes salsas madre: española, velouté, bechamel, holandesa, mahonesa y tomate.

Te explicamos cómo preparar las 6 salsas básicas de la cocina, sus derivados y en qué platos servirlas como acompañamiento.

6 salsas básicas para cocinar:

BECHAMEL

BechamelLa salsa bechamel se prepara con leche, harina y un ingrediente graso, como mantequilla o aceite.

Es una salsa espesa y a menudo se gratina en el horno. Se usa en platos de pasta o verduras como lasaña, canelones, espinacas, coliflor, patatas rellenas, mejillones rellenos, huevos, cardo,...

Además, las populares croquetas se elaboran con salsa bechamel muy espesa, de manera que al enfriarse quede sólida.

La salsa bechamel tiene muchas variantes y se le puede añadir queso o ingredientes picados (carne, verduras, pescado). También es posible aromatizarla con nuez moscada, curry y otras especias.

Además, se puede preparar con leche vegetal (soja, almendra, arroz...) para que sea apta para veganos y personas intolerantes a la leche.

SALSA HOLANDESA

Salsa holandesaLa salsa holandesa es de origen francés y se elabora a fuego lento emulsionando mantequilla, zumo de limón y yemas de huevo. Su preparación tiene cierta dificultad y se sirve templada.

La salsa holandesa es uno de los ingredientes imprescindibles en la receta de Huevos Benedict. También se utiliza en otros platos como volovanes de champiñones, mejillones gratinados, verduras de temporada, truchas, salmonetes, vieiras gratinadas y tartaletas de salmón, espárragos.

Esta salsa cuenta con muchas variaciones. Por ejemplo, se puede sustituir el zumo de limón por zumo de naranja. También hay versiones en las que se añade nata montada para aligerarla justo antes de servir o mantequilla para darle sabor.

MAHONESA

MahonesaLa mahonesa es una salsa emulsionada a base de huevo y aceite. Esta salsa tiene su origen en Menorca y se sirve fría.

Al preparar la mahonesa, se le pueden añadir diferentes ingredientes para aderezarla: mahonesa de ajo, mahonesa al limón, mahonesa de azafrán, mahonesa de curry...

Se utiliza como acompañamiento de carnes, pescados, mariscos y hortalizas: bacalao con tomate y mahonesa, calamares rebozados, judías verdes y patatas, espárragos... Además, es una salsa que se sirve a menudo con hamburguesas, bocadillos, patatas fritas, perritos calientes o sándwiches.

La mahonesa también es un ingrediente indiscutible de la ensaladilla rusa y nos puede sorprender en la elaboración de postres como este bizcocho de chocolate (Mayo cake).

A partir de la mahonesa se preparan la salsa rosa y la salsa tártara. Las personas con intolerancia al huevo, pueden preparar lactonesa.

SALSA DE TOMATE

Salsa de tomateLa salsa de tomate, también llamada salsa roja, se elabora a partir de pulpa de tomates a la que se le añade un sofrito de cebolla, ajo, sal y aceite. También se le puede añadir pimiento, albahaca o diferentes especias. En México se prepara habitualmente con chiles rojos, cilantro, cebolla, vinagre, limón y sal. Como curiosidad, en la cocina griega se adereza con canela.

La salsa de tomate es una de las más consumidas en el mundo y combina con multitud de recetas. Se utiliza principalmente en la base de las pizzas y con platos de pescado rebozado, carne, albóndigas, pasta, canelones, empanadillas, mejillones, pimientos rellenos,...

A partir de la salsa de tomate se elaboran salsas muy conocidas como la salsa boloñesa, salsa napolitana o salsa rosa. También se puede servir la salsa de tomate ligeramente picante.

VELOUTÉ

VeloutéLa salsa velouté se prepara con harina, mantequilla y caldo, que puede ser de ave, de ternera o un fumet de pescado. Esta salsa tiene una textura densa, por lo que puede parecer una crema.

La salsa velouté tiene muchas variantes, se le puede añadir crema de leche para suavizar su textura o vino blanco.

Se sirve habitualmente con platos de carne roja, aves, cerdo, huevos y pasta. Te proponemos probarla en estas recetas de hojaldre de espárragos, gallo al horno, gratinado de cebolletas y espárragos y huevos escalfados con hongos.

SALSA ESPAÑOLA

Salsa españolaLa salsa española se elabora con caldo de carne, vino, harina y mantequilla. Esta salsa se sirve espesa y se utiliza habitualmente para acompañar platos de carne asada, a la parrilla o a la brasa y es muy popular con las albóndigas de carne.

Te proponemos combinarla con estos platos de ternera y verduras, rollitos de carne, raviolis de setas, menestra de verduras, pimientos rellenos de carne y queso, alcachofas, coliflor y nabo,...

Tags relacionados salsa receta cocina cocina básica