Setas y hongos

Receta de Champiñones a la provenzal con solomillo de ternera

Receta de Champiñones a la provenzal con solomillo de ternera

Autor:

Receta de Champiñones a la provenzal con solomillo de ternera. Un plato de carne, solomillo de ternera asado con unos champiñones a la provenzal con pan rallado y perejil.

Ingredientes de la receta de Champiñones a la provenzal con solomillo de ternera:
  • 250 g de solomillo de ternera
  • 8 champiñones
  • 3 chalotas
  • 1 loncha de tocineta
  • 60 g de pan rallado
  • 3 dientes de ajo
  • 15 g de azúcar moreno
  • 50 ml de vino tinto
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal gruesa
  • pimienta
  • perejil
  • flores de ajete
Elaboración de la receta de Champiñones a la provenzal con solomillo de ternera:

Limpia bien la carne, corta las esquinas y reserva. En una cazuela, con un chorrito de aceite pon a pochar dos chalotas troceadas, un diente de ajo picado y los recortes de la carne. Sazona, vierte un chorro de agua y añade dos ramitas de perejil. Deja reducir, cuela y reserva en una jarra.

Para la reducción de vino, vierte un poco de vino tinto en una cazuela y agrega azúcar moreno. Deja reducir durante 15 min. Introduce la mezcla en un bol, añade un chorrito de aceite y revuelve bien.

Para hacer la provenzal, limpia los champiñones con un trapo húmedo para eliminar las impurezas, retira y pica los tallos. Pica también una chalota, un diente de ajo y la tocineta y pon a dorar en una sartén con aceite. Añade los tallos de los champiñones, remueve y agrega pan rallado y perejil picado. Deja cocinar hasta que quede bien crujiente. Reserva.

Corta la carne en 6 tacos gruesos, y ponlos a asar en una plancha junto con los champiñones. Salpimienta y cocina. Sirve los champiñones con la provenzal y la carne, salsea con la reducción de vino. Acompaña con el caldo y adorna con flores de ajete.

Consejo

Comestible y de color blanco, este apreciado vegetal procede de China y Japón, donde se cultiva desde hace casi 800 años. En Europa se calculan unos 300 años de labranza del champiñón, con técnicas muy atrasadas, que provocaban poca cosecha y, por tanto, precios muy elevados. Su excelente sabor y el aroma que desprenden hacen de ellos un ingrediente imprescindible en tus platos.