Sopas y cremas

Receta de Sopa fría de guisantes

Ingredientes (4 personas):
  • 3 kg. de guisantes frescos
  • 2 cebolletas
  • 2 patatas
  • 6 lonchas de jamón serrano
  • hojas de canónigo
  • agua
  • aceite virgen extra
  • sal
Elaboración de la receta de Sopa fría de guisantes:

Extiende las lonchas de jamón sobre una placa de horno cubierta con papel de hornear. Tápalas con otro papel de hornear y colócales encima algo de peso. Introduce la placa en el horno a 150º C durante 30 minutos, hasta que queden tostadas y crujientes. Retira la grasa de las lonchas de jamón y tritúralas con el molinillo de café hasta que queden convertidas en polvo.

Pica las cebolletas finamente y ponlas a pochar en una cazuela con aceite. Pela las patatas y córtalas en lonchitas o trozos pequeños como si fueras a hacer una tortilla de patata e incorpóralas. Añade los guisantes, cubre con agua y cocínalos durante 10-15 minutos.

Tritura con una batidora eléctrica, pásala por un colador y deja enfriar. Agrega agua fría (hasta conseguir el punto deseado), sirve y espolvorea con polvo de jamón.

Fríe las hojas de canónigo en una sartén con aceite. Escúrrelas sobre un plato forrado con papel absorbente de cocina y decora la sopa.

Consejo:

Cuando vayas a hacer polvo de jamón, es importante quitar bien las partes grasas del jamón, porque tienden siempre a formar bolas (nunca pierde del todo la humedad sobre todo con altas temperaturas) y el polvo se pone grumoso. Y por otra parte su conservación es mucho peor ya que la grasa siempre tiende a ponerse rancia.

Receta indicada para personas que sufren estreñimiento.