Decorar dormitorio

Dormitorio puro estilo retro

Dormitorio puro estilo retro

Autor:

Decoramos un dormitorio al puro estilo retro usando formas geométricas, círculos y rectángulos. También combinamos colores más bien chillones, que se utilizan en esmaltados, tapizados, alfombras y empapelados.

Para la decoración que vamos a realizar en Decogarden, envolveremos esta habitación en un ambiente retro a través de los tonos ocres y marrones de las paredes y del papel pintado con formas geométricas.

Lámparas coloridas, múltiples accesorios y la fusión de diversos materiales como el plástico, los tejidos acrílicos, la cerámica y la madera, terminarán de definir este espacio. Imprimir este carácter atrevido y divertido es una tendencia y una opción excelente para los amantes de este estilo.

  • Herramientas
  • Lijadora sin cable
  • Grapadora eléctrica
  • Brocha
  • Rodillo
  • Mangos telescópicos
  • Alicates
  • Paletina
  • Rodillo especial para esmaltes
  • Cubeta
  • Nivel láser mini
  • Cuchilla eléctrica
  • Materiales
  • Pintura plástica
  • Esmalte acrílico
  • Tela
  • Cola de empapelar
  • Papel pintado
  • Engrudo
  • Lámparas colgantes
  • Armario esquinero
  • Cubre-radiador
  • Mesilla
  • Ropa de cama
  • Lámpara de mesilla
  • Espejo
  • Sofá bajo
Paso a paso para decorar un dormitorio de puro estilo retro

Paso 1
Transformaremos una habitación sin definir en un espacio ambientado en el más puro estilo retro. Para ello, pintaremos tres paredes de diferentes colores: amarillo camel, marrón trópico y perla suave. Cubriremos la pared restante con un papel pintado con formas geométricas. Además, cambiaremos de aspecto un cubre-radiador y decoraremos un armario con papel pintado. Lámparas coloridas, múltiples accesorios y la mezcla de materiales trasladarán esta estancia a épocas pasadas.

Paso 2
En primer lugar, vaciaremos la estancia y prepararemos la habitación para pintar. Para ello, protegeremos con cinta de carrocero y papel de estraza todas aquellas áreas que no queramos manchar. Comenzaremos recortando con una brocha los rincones y zona de difícil acceso, y terminaremos cubriendo las paredes de pintura con un rodillo.

Paso 3
El siguiente paso será dar un aspecto retro al cubre-radiador. Desmontaremos la rejilla quitando las grapas, y lijaremos la madera con la ayuda de una lijadora. Pintaremos el mueble con un esmalte acrílico marrón verdoso. Utilizaremos una paletina para cubrir las molduras y un pequeño rodillo para pintar el resto de la superficie.

Paso 4
Una vez seca la pintura, colocaremos una tela sustituyendo la rejilla. Para ello, fijaremos la tela al cubre-radiador con la ayuda de una grapadora. Primero, colocaremos una grapa en el centro de cada lado. Una vez que tenemos la cruceta, iremos tensando y grapando la tela desde el centro hacia las esquinas.

Paso 5
Es el momento de personalizar el armario rinconero. Utilizaremos unos sobrantes de papel pintados con colores ocres y marrones y formas geométricas. Cortaremos las piezas a la medida con una cuchilla y aplicaremos cola para empapelar por toda la superficie. Una vez colocado el papel, pasaremos un trapo sobre este para alisarlo completamente.

Paso 6
A continuación, vamos a empapelar la pared de la habitación. Comenzaremos cortando las tiras de papel con una cuchilla eléctrica. Impregnaremos de engrudo cada tira y utilizaremos un nivel láser para conseguir la correcta verticalidad en su colocación.

Paso 7
Una vez fijado el papel en la pared, casaremos bien las juntas y pasaremos un cepillo para eliminar las burbujas y alisarlo por completo. Realizaremos el mismo proceso con cada tira de papel.

Paso 8
Terminaremos de definir este ambiente retro combinando varios accesorios: lámparas coloridas, un sofá de tono mostaza y una mesilla con formas redondeadas. Vestiremos la cama siguiendo los colores marrones y ocres que hemos utilizado en la pared. La diversidad de materiales empleados: madera, cerámica, plástico y tejidos acrílicos, se fusionan a la perfección.