Decorar salón-comedor

Salón retro

Salón retro

Autor:

A la hora de elegir un estilo para la decoración de nuestro salón tenemos que tener en cuenta nuestros gustos. En esta ocasión os mostramos cómo decorar un salón de estilo retro.

El estilo retro siempre vuelve: la decoración de las viviendas contemporáneas retomando los diseños de épocas pasadas, vuelve a convertirse en un estilo muy utilizado por los decoradores más vanguardistas. Con unos simples cambios, podremos darle un toque retro a cualquier estancia de nuestro hogar. A continuación os mostramos cómo combinando ciertos colores y creando formas geométricas, conseguiremos decorar de forma sencilla un salón y transformarlo en un espacio retro.

  • Herramientas
  • Sierra de calar
  • Lijadora
  • Nivelador
  • Atornillador, taladro y perforador
  • Mangos telescópicos
  • Rodillos de pelo corto
  • Espátula
  • Brochas
  • Paletina
  • Materiales
  • Papel de estraza
  • Cinta de carrocero
  • Cola blanca
  • Pintura color Bombón, Visón, San Francisco y Nácar
  • Tableros de DM
  • Masilla reparadora
  • Adhesivo de montaje
  • Repisa
  • Módulo televisión
  • Módulo 4 puertas
  • Pie de cama
  • Lámpara mármol
  • Lámpara negra
Paso a paso para decorar un salón de estilo retro

Paso 1
Convertiremos una estancia minimalista en un salón de estilo retro. Para ello, cambiaremos el color de las paredes y de las deterioradas puertas, y ocultaremos el gran espejo que preside el salón creando un mural con aire retro que decoraremos con varias fotos familiares.

Paso 2
Después de despejar la estancia y encintar todo aquello que podamos manchar de pintura, emplasteceremos y lijaremos los agujeros y grietas que observemos en las paredes.

Paso 3
A continuación, recortaremos y pintaremos las paredes alternando un color suave con otro más intenso: el color bombón y el color visón sustituirán al gris inicial. Además, aplicaremos en las puertas un esmalte de color marfil.

Paso 4
El siguiente paso será ocultar el espejo que preside el salón. Para ello, utilizaremos unos tableros de DM de diferentes tamaños y medidas. Con la ayuda de un cuenco, marcaremos las esquinas de todos ellos para darles una forma redondeada y cortaremos las partes sobrantes.

Paso 5
Fijaremos cada tablero a la mesa con unas sargentas, así evitaremos que se mueva y trabajaremos con mayor seguridad. Con una sierra de calar y una hoja especial para madera comenzaremos a darles la forma deseada. Es aconsejable cortar las tablas por la parte del revés para evitar astillar la parte visible.

Paso 6
Lijaremos todas las piezas de madera redondeando los cantos y siguiendo siempre el sentido de la veta. Después, pintaremos de color visón, bombón y naranja San Francisco los plafones, comenzando por los cantos y acabando en la superficie.

Paso 7
Pegaremos varias fotos familiares extendiendo cola blanca por la cara de algunos de los plafones. A continuación, utilizaremos un adhesivo de montaje para fijar los plafones en el espejo: iremos solapando unos plafones con otros creando así una composición original.

Paso 8
Ahora cambiaremos de lugar las baldas: primero marcaremos la ubicación de los agujeros para taladrar adecuadamente, después colocaremos los tacos y atornillaremos un soporte. Presentaremos el otro soporte con la ayuda de un nivelador, y volveremos a marcar, taladrar y atornillar. Por último, atornillaremos la balda a los soportes con tirafondos. Repetiremos el mismo proceso con la otra balda.

Paso 9
El toque final de este trabajo consistirá en encontrar los muebles adecuados para este salón de estilo retro. Una lámpara con forma de champiñón, unas tulipas para la lámpara de araña y una alfombra en tonos marrones y tostados serán la perfecta solución para terminar de redecorar nuestro salón. Una manera sencilla de decorar el salón de estilo retro.