Decorar salón-comedor

Sala con color y vida

Sala con color y vida

Autor:

En esta ocasión, vamos a decorar un salón-comedor para transformarlo en una estancia llena de color y vida.

Reorganizaremos una sala creando dos zonas diferenciadas, teniendo en cuenta los elementos naturales. Aprovecharemos la luz natural del mirador para situar el comedor, y colocaremos la televisión perpendicular al ventanal, evitando la incidencia de la luz sobre ella.

Apostaremos por una decoración enérgica y atrevida por medio de colores vitales. Además, reciclaremos un antiguo mueble para combinarlo con piezas más actuales. De esta manera, crearemos un ambiente más dinámico, divertido y con mayor personalidad.

  • Herramientas
  • Brochas
  • Rodillos
  • Mangos telescópicos
  • Lijadora
  • Alicate
  • Paletinas
  • Rodillos de espuma
  • Taladro de percusión
  • 1 paño
  • Materiales
  • Papel de estraza
  • Cinta de carrocero
  • Pintura plástica
  • Esmalte acrílico
  • Tiradores
  • Arandelas
  • Tuercas
  • Cera para madera
  • Lámpara de pie
  • Mesa y sillas
  • Revistero
  • Mueble para TV
  • Sofá
Paso a paso para decorar una sala con color y vida

Paso 1
Reordenaremos una sala, carente de espacios definidos, dotándola de dos zonas diferenciadas. Daremos un toque atrevido y fresco a la estancia por medio del color de las paredes. Reciclaremos un antiguo tocador para transformarlo en un original aparador, convirtiéndolo en la pieza estrella de la nueva decoración.

Paso 2
Comenzaremos la tarea despejando la estancia y protegiendo con cinta de carrocero y papel de estraza aquellas zonas que no queremos manchar. Desmontaremos los enchufes con un destornillador. Preparada la estancia para pintar, recortaremos con una brocha las esquinas y los rincones de difícil acceso.

Paso 3
Una vez recortados todos los rincones, cubriremos de pintura el resto de la pared con la ayuda de rodillos y mangos telescópicos. Apostaremos por un amarillo mango para dar viveza combinándolo con un gris para conseguir un toque elegante.

Paso 4
El siguiente paso será restaurar un viejo tocador combinando diferentes técnicas. Para facilitar el trabajo, sacaremos los cajones y desmontaremos el espejo. Lijaremos todo el mueble con la ayuda de una lijadora para permitir que la pintura se fije correctamente.

Paso 5
Finalizado el proceso de lijado, pintaremos con una paletina aquellos ángulos y esquinas de difícil acceso. Terminaremos el trabajo de pintura de esta pieza utilizando un pequeño rodillo.

Paso 6
El siguiente paso será decapar el mueble para devolverle un sabor antiguo. Para ello, lijaremos los bordes y algunas esquinas con la lijadora. Finalmente, daremos una capa de cera, frotando con un trapo, al mueble ya pintado y decapado.

Paso 7
Continuaremos el reciclado de esta pieza colocando unos vinilos adhesivos de pizarra en ambos lados. Estos vinilos permiten escribir con tiza sobre ellos. De esta manera, obtenemos una pieza exclusiva y personalizada.

Paso 8
Finalizaremos el trabajo colocando unos tiradores en los cajones. Para ello, agujerearemos la madera con la ayuda de un taladro e introduciremos los tiradores. Una arandela y una tuerca en el otro extremo de cada tirador permitirán su sujeción.

Paso 9
Una cuidada elección del resto del mobiliario transformarán esta sala en una estancia fresca y atrevida. La suavidad del blanco y la fuerza del rojo se fusionan creando un binomio siempre acertado. El resultado final, una decoración donde los estilos se mezclan creando un ambiente personalizado.

Tags relacionados sala color vida comedor decoración luz