Decorar salón-comedor

Salón despejado, armonioso y confortable

Salón despejado, armonioso y confortable

Autor:

El salón es el corazón de la casa, donde se concentra la vida familiar, pero puede convertirse en una estancia caótica si no se aprovecha bien el espacio. Por ello, vamos a decorar un salón despejado, armonioso y confortable.

Como centro neurálgico del hogar, el salón ha de ser un lugar que nos permita disfrutar de diversas actividades. En Decogarden, además de armonizar el espacio para hacerlo agradable a la vista, no nos olvidamos nunca del uso que le vamos a dar. En esta ocasión, nos encontramos una estancia abarrotada de muebles y con una distribución desacertada, que no facilitaba más actividad que ver la televisión. El gran reto, despejar esta sala recargada, aprovechar de manera óptima los espacios y definir ambientes diferenciados para su disfrute.

  • Herramientas
  • Brocha
  • Rodillo
  • Mango telescópico
  • Lijadora
  • Taladro
  • Materiales
  • Cinta de carrocero
  • Papel de estraza
  • Pintura plástica
  • Esmalte acrílico
  • Tablas de pino
  • Listones
  • Tirafondos
  • Mueble TV
  • Planchas árboles
  • Alfombra
  • Alacena
  • Mesa comedor
  • Cortinas
Paso a paso para decorar un salón despejado, armonioso y confortable

Paso 1
Transformaremos un salón en el que se han ido acumulando muebles sin organización en una estancia despejada, bien distribuida y con amplios espacios diferenciados. En primer lugar, conseguiremos un toque de elegancia a través del color de las paredes y cubriremos los espejos del armario empotrado con láminas fotográficas. Además, reciclaremos una mesa de centro aprovechando su armazón. Finalmente, dispondremos los muebles y los elementos decorativos logrando un entorno armonioso y definido.

Paso 2
El primer paso será pintar las paredes aplicando tonos grises. Para ello, vaciaremos la estancia por completo y protegeremos con cinta de carrocero y papel de estraza todas aquellas zonas que no queramos manchar. Comenzaremos recortando con una brocha las esquinas y recovecos de difícil acceso y finalizaremos cubriendo de pintura las paredes con la ayuda de un rodillo provisto de un mango telescópico.

Paso 3
En el siguiente paso recuperaremos la estructura de una mesa de centro para cambiar por completo su aspecto. Para ello, retiraremos el cristal del armazón desarmando los listones que lo sujetan.

Paso 4
Una vez liberada la estructura, procederemos a lijarla por completo con la ayuda de una lijadora. De esta manera, conseguiremos una correcta fijación de la pintura.

Paso 5
Una vez pulida, pasaremos un trapo para quitar el polvo desprendido y dejaremos la superficie lista para pintar. Utilizaremos un esmalte acrílico de color blanco y cubriremos el armazón con un pequeño rodillo. Cuando se haya secado la pintura, colocaremos dos nuevas encimeras sobre la base de la mesa.

Paso 6
Para este paso, presentaremos varias tablas de madera de pino sobre la mesa de trabajo y centraremos sobre estas la estructura de la mesa. Realizaremos unos agujeros guía que perforen ambas superficies, y sobre estos agujeros, haremos otros más cortos, de mayor diámetro y con un tope para la cabeza del tirafondo. Utilizaremos una broca adecuada para tal fin. Por último, introduciremos los tirafondos dejando los listones fijos a la estructura.

Paso 7
Es el momento de transformar el armario. Cubriremos las puertas correderas con unas fotografías ampliadas e impresas en un plástico rígido. Para adherir estos paneles al espejo, utilizaremos cinta adhesiva de doble cara. Dispondremos varias tiras horizontales y verticales por la superficie del espejo.

Paso 8
Finalmente, retiraremos el plástico protector de las tiras adhesivas y colocaremos la lámina sobre el espejo presionando fuertemente sobre este para su correcta fijación. Colocaremos la puerta en el armario y realizaremos el mismo proceso con las otras puertas.

Paso 9
Remataremos nuestro trabajo distribuyendo el nuevo mobiliario. Situaremos el sofá permitiendo la entrada de luz del ventanal por toda la estancia. Colocaremos la mesa de comedor frente a la despejada pared invitando a sus moradores a sentarse. Elementos decorativos en tonos claros, un sencillo mueble de TV y una alacena a modo de librería lograrán una mayor sensación de armonía y amplitud.