Color y pintura

El color y la luz en la decoración

El color y la luz en la decoración

Autor:

Es muy importante tener en cuenta los efectos de la luz cuando decoramos nuestros hogares. A continuación te damos unos consejos para aprender a combinar el color con la luz de tu estancia. 

La luz puede convertirse en el factor clave para que una combinación de colores funcione. Al vivir gran parte de nuestras vidas bajo la luz artificial, a menudo olvidamos los cambios de luz que se suceden a lo largo del día, y cómo el cambio de estaciones afecta a nuestra percepción de los colores.

La luz natural es esencial para la vida. Se puede intentar captar el máximo de luz natural con ventanas y tragaluces. El importante aprovechar el sol del verano en un cuarto o en la cocina con cortinas finas y ligeras que permitan que la luz penetre. Si una entrada es muy oscura, la solución puede ser una puerta de cristal esmerilado que deje pasar luz difusa. Además, se puede pintar una pared de un color atrevido, como un rosa geranio, para animar la atmósfera del cuarto. Raras veces se pueden cambiar los detalles arquitectónicos de una habitación, pero un uso inteligente del color y la luz pueden sacar el máximo partido de cualquier zona oscura de una casa.

Siempre hay que observar la luz natural que entra en un cuarto para tomar la decisión adecuada respecto a la combinación de colores ideal. Hay que fijarse en la intensidad de la luz en cada momento del día y cómo afecta al cuarto. Por ejemplo, una habitación orientada al noreste en el hemisferio norte recibirá muy poca luz natural, así que convendría utilizar tonos cálidos para difuminar las sombras. En un cuarto de baño con una ventana grande que recibe luz natural la mayor parte del día, la gama de azules y violetas quedaría fantástica.

Hay que recordar que cualquier habitación puede presentar diferentes atmósferas según los momentos del año. Igual que los jardines decaen en otoño, también las casas se vuelven más oscuras, las cortinas no están abiertas tanto tiempo y se hace necesario el uso de luz artificial. Así que se puede escoger una combinación que funcione tanto para la luz natural como para luz artificial. Por ejemplo, los tonos malva o café serán perfectos. Se puede crear un entorno más acogedor en invierno simplemente cambiando los cubrecamas y cojines de algodón por los de franela, terciopelo o piel de imitación. Además, se pueden colocar alfombras o pieles en un espacio vacío del suelo o en colgaduras, y mantas finas cubriendo respaldos de sillas y sofás.

Tags relacionados iluminación decoración