Color y pintura

Dormitorio luminoso y amplio en blanco y morado

Dormitorio luminoso y amplio en blanco y morado

Autor:

Un ejemplo sobre cómo decorar un dormitorio luminoso y amplio en blanco y morado. No te pierdas esta combinación de colores para darle un toque suave y romántico a la estancia.

Elegir los colores adecuados para decorar un dormitorio puede resultar un trabajo complicado. Por ello, os mostramos un ejemplo para darle un toque femenino y relajado a un dormitorio luminoso y amplio. En concreto, veremos un ejemplo sobre cómo decorar un dormitorio en color blanco y dos tonalidades de color morado o lila.

A la hora de escoger los colores para las paredes, se ha optado por pintar todas en diferentes tonalidades de morado. En concreto, se han pintado dos paredes en un tono morado más oscuro y otras dos paredes en un tono más claro. La pared del cabecero y la que esta delante han sido las paredes elegidas para el tono más oscuro.

Como las paredes van pintadas en color morado, tanto las puertas como los marcos de estas se han elegido en un color blanco. De esta manera, logramos darle más luz a la estancia gracias a este color blanco. Destaca el color natural de la madera en la puerta que da al balcón directo que tiene el dormitorio. Este cambio de color es una manera sencilla de destacar esa puerta y darle más importancia al balcón.

Para decorar las ventanas, se han utilizado unas cortinas con un toque un tanto clásico en un color blanco. Son cortinas que no son nada gruesas, de modo que ayudan a mantener la armonía de tranquilidad que se consigue con los colores y los muebles de estilo romántico.

Una de las piezas más destacables de este dormitorio luminoso y amplio decorado en color blanco y morado es el banco que hay a los pies de la cama. Este banco está acolchado y tiene un color morado intenso, con la estructura en color blanco. De esta manera se incorpora a la perfección a la decoración general del dormitorio y mantiene ese toque romántico que predomina en la estancia.

El armario ropero de la habitación está al otro lado de la cama. Destaca por su gran volumen y por el estilo romántico que tiene. Además, mantiene la armonía de colores ya que es totalmente blanco, y ayuda a no recargar demasiado la estancia gracias a la pequeña ventana que tiene en el centro. De esta manera, se logra que el mueble no parezca tan voluminoso y pesado visualmente. Los detalles que se han incorporado a esta zona, como cajas de almacenaje o un reloj, mantienen ese estilo romántico general de la estancia.