Color y pintura

Dormitorio femenino en rosa, gris y blanco

Dormitorio femenino en rosa, gris y blanco

Autor:

Un dormitorio femenino en rosa, gris y blanco puede ser una buena combinación de colores para decorar la habitación. A continuación os mostramos un ejemplo.

Si estáis buscando opciones para lograr un dormitorio sencillo y con un toque femenino, no os podéis perder la decoración de este dormitorio. Se trata de una estancia decorada en rosa, gris y blanco que muy cálida y acogedora. A continuación nos centraremos en ver más detalles.

Dormitorio femenino en rosa, gris y blanco

Nos encontramos con una estancia de tamaño medio y muy luminosa gracias a un gran ventanal y a una ventana más pequeña. La pared del ventanal se ha pintado de un tono rosa para darle un toque de color y un estilo más femenino. El resto de las paredes están pintadas en un blanco roto que combina a la perfección con la tonalidad del rosa.

A la hora de decorar la cama, se ha mantenido la combinación de colores: rosa, gris y blanco. La colcha es de color gris claro para destacar sobre la estancia, y los detalles o motivos tienen tonos rosas y blancos. En el caso de los cojines, más de lo mismo: cojines en los mismos colores que hemos mencionado.

Como el cabecero de la cama es gris como la colcha, los cojines que van apoyados sobre esta pieza son de color blanco. Así se contrastan el color gris del cabecero con el blanco de los cojines. Además, de esta manera y después de esta primera fila de cojines, se colocan los demás en tonos rosas y grises. El cabecero destaca por su estilo capitoné que le porta elegancia a la estancia.

El resto de elementos o piezas del dormitorio destacan por ser de color blanco. Por ejemplo, se han colocado unas mesitas bajas de líneas rectas y modernas a ambos lados de la cama. Sobre estas, unas lámparas de mesa de estilo elegante, con un pie metalizado brillante y las pantallas en blanco.

El armario empotrado que está en una de las esquinas de la estancia también tiene las puertas de color blanco. Y los estores venecianos de ambas ventanas, mantienen ese color blanco para lograr que el dormitorio sea más luminoso. En el caso del suelo, se ha optado por un suelo tapizado en tono blanco roto, muy parecido al tono de las paredes.

En la zona que está frente a la cama, se ha colocado una planta de interior para decorar y un cuadro. Además, también hay una sencilla mesa de apoyo en color blanco.

De esta manera tan sencilla se ha logrado decorar un dormitorio femenino en rosa, gris y blanco que destaca por la sencillez, la luminosidad y la calidez que transmite.