Estilos

Decoración masculina minimalista

Decoración masculina minimalista

Autor:

Amelia Arán nos enseña una casa muy masculina, de líneas sobrias y neutras: una decoración masculina y minimalista.

Sótano

El sótano se ha aprovechado para hacer una zona de estar para un chico de 16 años. Es un sótano con algo de luz natural y no es agobiante, pero aun así se ha utilizado el blanco como color dominante, incluso en el suelo. Se trata de un pavimento laminado de flint, una madera de fácil mantenimiento tratada para que no se raye. La alfombra es de vinilo, un material plástico que se limpia fácilmente. 

Cocina

En la cocina la decoración sigue la línea de simplicidad y colores neutrosdel resto de la casa. La nevera, el microondas, el horno... todo esta integrado. Junto a la salida, hay una pequeña zona de desayuno compuesta por una barra y dos taburetes. La puerta y el tabique que comparte con el salón es de cristal trasparente, un elemento muy liviano que da un efecto de continuidad pero con la separación necesaria para aislar los ruidos, los olores...

Dormitorio principal

Es un espacio obtenido de la unificación de dos habitaciones. El suelo es de madera, al igual que el resto de la casa. Tanto el cabecero como las cortinas son de lino natural de color neutro.

El baño está totalmente integrado en la habitación, gracias a un cristal trasparente que lo separa de ésta. Tiene una gran encimera de madera en el centro, la cabina con el inodoro a un lado, separada también por un cristal, y la cabina de la ducha al otro lado. 

El vestidor también está unido a la habitación. El mueble de madera está hecho a medida, con cajones acristalados que permiten ver lo que hay dentro. En el techo se han colocado unos halógenos perimetrales que permiten una buena iluminación.

Dormitorio adolescente

En esta estancia siguen dominando los colores neutros, lo que permite una sensación de continuidad en toda la casa. Hay una cama nido, una mesa de estudio con una cajonera móvil y dos módulos a modo de estantería.

Salón

Es el espacio principal de la casa donde se ha prescindido al máximo de tabiques, de divisiones, para crear un único espacio más limpio y cómodo. Tiene mucha luz y las paredes se han pintado de blanco, como el techo, para dar una mayor luminosidad a la estancia. 

El sofá es grande y muy cómodo. Delante se ha colocado una mesa blanca de DM lacado, hecha a medida, un módulo muy grande tipo escultura, con unos huecos en el lateral que le dan movimiento y aligeran la pieza. 

La mesa para comer está compuesta por un cristal ahumado muy ligero y un pie de acero inox. Las sillas son nórdicas, setenteras. Junto a la ventana hay una zona de lectura, basada en un diseño muy clásico.