Estilos

Local de estilo industrial-vintage

Local de estilo industrial-vintage

Autor:

Nuestro decorador Guillermo García Hoz nos enseña cómo ha decorado un bar mezclando dos estilos: industrial y vintage

Este bar permanece abierto muchas horas al día, por lo que tiene varios tipos de ambientes diferentes, mesas altas por un lado, butacas por otro lado y una planta de abajo donde se puede cenar.

Para las paredes se ha elegido un tono verde grisáceo que va cambiando de color según va pasando el día, consiguiendo una gran versatilidad y provocando una sensación de cambio.

Las mesas son de madera de pino encerada, no barnizada. El tono que el barniz le da a los muebles se asocia mucho a las cosas antiguas y en este caso se busca conseguir un toque moderno. Este material es el que se ha utilizado en la decoración de todo el bar. Otro elemento muy decorativo son los taburetes, una adaptación de la silla tolix con respaldo.

En cuanto a la iluminación, se han colocado varias lámparas de estilo vintage sobre las mesas altas. En frente se ha instalado proyector para que los clientes puedan ver el fútbol. Así, cuando hay partido, las mesas parecen gradas.

Al otro lado del bar hay una pequeña zona con butacas, que se creó a raíz de una mocheta, que es la ventilación del piso inferior, y se convirtió en una mesa. Las butacas, que son recicladas, se han colocado alrededor de la mesa, mirando a la calle.

Para la pared se diseñaron unos pequeños soportes para cuadros, donde la gente puede expner sus fotografías.

El suelo, formado por baldosas de 60x60 cm., imita al cemento pulido. La primera parte de la barra se cubrió con un azulejo biselado de color claro y la encimera es de madera encerada. Sobre ésta, descansan unos pilares pintados en gris que llegan hasta el techo y que forman parte de la estructura de la barra.

En la planta de abajo se han colocado varias mesas donde los clientes pueden cenar tranquilamente. A un lado de las mesas hay una bancada muy vintage, con la base de polipiel marrón y los respaldos tapizados con distintas telas antiguas. El toque industrial lo ponen las sillas de otro lado de las mesas, siguiendo el estilo de los taburetes de la planta de arriba. En la pared se han abierto unos huecos a modo de hornacinas, en cuyos laterales se instalaron unos fluorescentes color luz día y unos helechos artificiales en la parte inferior. En la pared del fondo se han colocado unos muebles industriales a modo de botellero para almacenar el vino, mientras que a un lado se ha colgado un gran espejo de líneas barrocas.

Como iluminación, se han instalado en el techo unos raíles electrificados de los que cuelgan varias tulipas antiguas.