Estilos

Decoración de estilo sobrio y sofisticado

Decoración de estilo sobrio y sofisticado

Autor:

El arquitecto Guillermo Bañares ha decorado la casa de Antonio Bonet, uno de los arquitectos más destacados del siglo XX

Jugando con sus estructuras ha conseguido crear múltiples ambientes en una casa de La Cerdanya catalana.

Salón

El objetivo principal de este espacio es, por un lado, que se agradable para la familia, y por otro lado que pueda albergar algún campeonato de bridge, por eso se ha colocado una magnífica mesa de juego junto a una de las ventanas.

El sofá en L se está empezando a usar mucho de nuevo. Es un recurso fácil para decoración porque permite que se siente mucha gente. No es alto de respaldo para permitir que se vean bien las vistas, y va acompañado por unas mesitas de piedra de San Vicente con ruedas, unos accesorios que ayudan sin ser los protagonistas del espacio. La mesa auxiliar está forrada con un cuero sacado de una fábrica textil.

Los puntos de luz son unos focos actuales que desde las esquinas iluminan el techo, creando una iluminación indirecta, general y arquitéctonica.

La gracia de estos espacios tan grandes es que las cosas se pueden cambiar de lugar.

Cocina

Es una estancia muy luminosa, que se adapta a las formas arquitectónicas de la casa. La encimera es de sílice cristalizada por fusión, un material que prácticamente es una piedra natural. Es muy resistente, no le atacan los ácidos, aguanta bien las temperaturas... Es muy natural y ecológico, sin añadidos.
Los muebles bajo la encimera están colgados de la pared, suspendidos, lo que le da un aspecto más ligero a la cocina.

Sauna y baño

Es una sauna pequeña, para 2 o 3 personas, muy agradable. Está conectada con la habitación principal y con la otra zona de la casa de manera que se puede acceder desde dos lugares. Por eso tiene una ducha por cada lado.

El baño está conectado, a través de la zona de la ducha, con la sauna, y resuelto con una piedra típica de la Cerdanya.

Dormitorio principal

Se trata de una habitación muy sobria, que otorga todo el protagonismo a las vistas que se observan a través de las ventanas. El cabecero se ha fabricado subiendo el pavimento y añadiendo dos mesillas. Como complemento la ropa de cama se compone por una colcha discreta en tonos piedra claros.

Porche

Nuestra cultura mediterránea nos lleva a vivir en el porche todo el año. Por ello, se ha construido un gran porche, que incluye una chimenea con la que se pretende poder alargar las horas de uso del porche las noches de verano. El mobiliario se trajo desde Francia y está fabricado con una madera africana que aguanta bien a la intemperie.