Ecología

Ahorrar en la calefacción

Ahorrar en la calefacción

Autor:

Reducir el uso de la calefacción supone un ahorro energético y económico para tu hogar.

Sigue las recomendaciones impartidas por el IDEA, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, para reducir el gasto.

  • Si es posible no enciendas la calefacción. Lo mejor es abrigarse para estar en casa. En lugar de poner la cvalfacción e ir en manga corta,  ponerte una bata o abrígate con una manta en el sofá te permitirá no encender la calefacción.
  • Mantén la temperatua ideal. Recuerda que una temperatura de 20ºC es suficiente para mantener el confort en una vivienda. En los dormitorios podemos rebajarla entre 3 y 5 grados y así ahorrar energía y dinero.
  • Apaga la calefacción por la noche. Para dormir no resulta necesaria porque estamos bajo el calor de las mantas, y, por la mañana, no hay que encenderla hasta haber ventilado la casa, después de cerrar las ventanas.
  • Coloca válvulas termostáticas para radiadores y termostatos programadores. En el mercado se pueden adquirir a un precio moderado que resultan muy fáciles de colocar. Te ayudarán a ahorrar energía y a que las facturas no se eleven tanto, pudiendo ahorrar entre un 8 y un 13%.
  • Purga los radiadores. Para que el radiador funcione correctamente y extienda su calor por toda la casa, es necesario purgarlo al menos una vez al año, normalmente al inicio de la temporada de invierno. Para ello hay que abrir una pequeña válvula de la que saldrá aire hasta que comience sólo a salir agua, entonces habremos terminado la purga.
  • No cubras los radiadores. No conviene cubrir ni colocar sobre el radiador ningún objeto o prenda que impida la dispersión del calor.