Ecología

Iluminación sostenible

Iluminación sostenible

Autor:

La iluminación sostenible puede ayudarnos a reducir la factura de la luz. ¿Sabes en qué consiste?

Gran parte del consumo energético del hogar se realiza por medio de la iluminación de este. En el mercado hay varias opciones que pueden ayudarnos a reducir la factura de la luzA la hora de elegir el sistema de iluminación de nuestros hogares tenemos que buscar que el sistema transmita una sensación acogedora y que además nos ayude a controlar el gasto energético.

La bombilla incandescente de tungsteno irá desapareciendo poco a poco hasta 2012. En 2009 desaparecieron las de 100w, en 2010 las de 75w, en 2011 las de 60w y en 2012 las de menor potencia. Estas se sustiturián por las de bajo consumo o los led. De esta manera disminuirá el importe de las facturas de la luz y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las bombillas de bajo consumo consumen un 80% menos de energía y duran entre seis y ocho veces más. Esto puede llegar a representar un ahorro de más de 60 euros. Su funcionamiento es similar al de un fluorescente. Su interior está relleno de vapor de mercurio que al contacto con la descarga eléctrica produce la luz. La diferencia con las bombillas tradicionales es que convierte la energía en luz en vez de en calor.

Además de este tipo de bombillas hay otros sistemas para ahorrar. Los halógenos con interruptores que controlan la intensidad ayudan a consumir hasta un 50% menos. Los temporizadores, los detectores y los sistemas domóticos permiten ajustar el consumo a las necesidades.

Por otra parte, los leds están tomando cada vez más protagonismo. Su vida útil se prolonga hasta las 50.000 horas, mayor que la de las lámparas de bajo consumo. Su tamaño es muy pequeño y no se degradan por el número de encendidos. Un led gasta un tercio de energía que lo que gasta una bombilla de bajo consumo y se calientan menos que las halógenas.