Ecología

Cómo vivir con menos plásticos

Cómo vivir con menos plásticos

Autor:

Los plásticos son muy contaminantes y cada día leemos noticias nuevas de sus devastadoras consecuencias, por ello, recogemos estos 16 consejos de Greenpeace para vivir con menos plásticos.

Islas de plásticos en mitad de los océanos, pescados y mariscos con partículas de plástico en su interior que terminamos ingiriendo, botellas de plástico tiradas en los montes y aumentando el riesgo de incendio... Son muchos y muy diversos los impactos negativos que el plástico puede tener en nuestras vidas y, en verdad, tampoco es muy difícil disminuir las cantidades de plástico que usamos. Este plástico contamina los océanos, daña la vida marina y se incorpora a la cadena alimentaria.

Aunque el plástico nos rodea, como nos recuerdan desde Greenpeace en botellas de agua, refrescos y zumos, los envoltorios de comida, las bolsas, los juguetes, utensilios de cocina y hasta en los cosméticos y productos de higiene personal, seguido de un larguísimo etcétera, es posible vivir con menos plásticos y por ello han redactado una guía con pautas para vivir con menos plásticos. Vamos a conocerlos.

16 consejos de Greenpeace para vivir con menos plásticos

1. Cambia las bolsas de plástico por otras reutilizables, carros o cestas. Las bolsas de tela son una estupenda opción que podemos llevar siempre encima.

2. NO uses vasos, platos y cubiertos de plástico cuando estés fuera de casa. Son cómodos, pero podemos evitarlos fácilmente por otros que se puedan reutilizar como los de metal.

3. Utiliza tus propios recipientes cuando compres comida o bebida para llevar: pide que no te la den envuelta en plásticos o lleva tus propios recipientes y botellas reutilizables.

4. Cambia las pajitas de plástico por unas de acero o de cristal. Se limpian con facilidad y podrás encontrar una gran variedad de ellas en internet.

5. Compra tu comida a granel y evita los embalajes. Cada vez son más los supermercados que dan esta opción y, además de ser más ecológica, también es más barata.

6. Cambia el taper de plástico por uno de acero o de cristal. Almacenar y/o calentar comida en los tapers de plástico de toda la vida puede estar envenenándote ya que al calentar el plástico se liberan sustancias tóxicas.

7. Ojo con la cosmética. Evita el uso de cosméticos que tengan en su composición microesferas de plástico: polietileno (PE), polipropileno (PP) y/o nylon. Normalmente se encuentran en productos exfoliantes. En su lugar, elige cosméticos con componentes como arcilla, cáscaras de frutos secos o semillas.

8. Bebe agua del grifo, no agua embotellada. Si el agua de tu zona no es buena, puedes usar un filtro, es una pequeña inversión que te ahorrará una fortuna al año y que además es más sano.

9. Evita los brik. Los envases tipo “brik”, especialmente los que tienen tapones de plástico, tienen el interior recubierto de polietileno que está directamente en contacto con la bebida, intenta conseguir leche fresca en recipientes retornables. También puedes hacer leche en casa, como la de avena, arroz, almendra.

10. Y las latas. Es mejor no comer comida enlatada, el interior de estas latas de metal tiene un recubrimiento plástico que puede contener bisfenol A u otros disruptores endocrinos.

11. Cambia los biberones de plástico por otros de cristal o acero inoxidable.

12. ¡Y los juguetes de plástico! Especialmente los blandos y de fuerte olor.

13. Olvida las maquinillas de afeitar desechables. Cámbialas por una maquinilla eléctrica o bien de metal con cuchillas sustituibles (las de toda la vida.) Además, al igual que con otros productos, ahorrarás mucho dinero.

14. Aunque no es fácil, intenta conseguir productos de higiene y cuidado personal que no estén envasados en plásticos y que no contengan microplásticos en su composición, protegerás tu salud. Que sean naturales y más sanos. También hay cepillos de dientes eléctricos o de madera y dentífrico en pastillas.

15. Haz tus propios limpiadores y evita los envasados. El bicarbonato, vinagre, jabón, aceites esenciales, entre otros, que se han usado toda la vida para limpiar y hacer la colada, son la mejor forma de mantener nuestra casa y ropa limpias sin dañarnos a nosotros o al medio ambiente.

16. Con los mecheros de metal rellenables, ahorrarás bastante dinero y además ¡son más bonitos!

Desde Greenpeace están haciendo una campaña para pedirle al Gobierno español que proteja el medio ambiente y, en especial, los océanos de los plásticos. Puedes apoyarla con tu firma aquí.

Tags relacionados ecología reciclaje