Economía

Poner una reclamación

Poner una reclamación

Autor:

Cuando el consumidor se encuentre con un problema y desee resolverlo tiene que poner una reclamación para evitar ciertos abusos y defender sus derechos. Se trata de un recurso para poner en conocimiento del organismo competente la mala práctica que haya podido cometer un comercio y solicitar que se aclaren los hechos.

Una reclamación relativa al consumo se da cuando el consumidor dirige una queja a la administración cuando este no esta de acuerdo con el producto que ha adquirido. También, el consumidor puede presentar una queja debido a un conflicto o desacuerdo entre él y la empresa o profesional que le ha vendido el producto.

Cualquier persona puede plantear una reclamación de consumo cuando actúe como consumidor final. Las discrepancias entre particulares o entre empresas no están amparadas por las normas de protección al consumidor ni por los organismos que se encargan de ello.

Antes de comenzar con el proceso de poner una reclamación es importante saber que este solo puede acarrear una sanción o multa para el establecimiento denunciado cuando los servicios de consumo encuentren pruebas para ello. Si se desea obtener una compensación económica por daños y perjuicios, debemos acudir al Sistema Arbitral de consumo o a la vía judicial.

Lo primero que debemos hacer es hablar con el vendedor o la persona que nos ha prestado el servicio e intentar solucionar de forma amistosa el problema. También podremos acudir a los servicios de atención al cliente que tienen las empresas normalmente. Es recomendable que todo lo que le comunique el consumidor al vendedor o prestador del servio se realice por medios que dejen constancia. Por ejemplo, vía mail, correo ordinario, burofax o telegrama. Todos estos documentos son una prueba concreta de que empresario ha recibido una queja concreta.

Si este método no da resultado presentaremos una hoja de reclamaciones. La mayoría de los establecimientos están obligados a tenerlas. Si no es así estarán incumpliendo la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios. Si en caso de tener hojas de reclamaciones el establecimiento se niega a facitarlas o no las tiene disponible en ese momento, el usuario puede poner una denuncia en la Comisaría de Policía o en las dependencias de la Guardia Civil.