Economía

Vías de reclamación para el consumidor

Vías de reclamación para el consumidor

Autor:

Existen numerosas vías de reclamación para el consumidor. Utiliza todos los recursos necesarios para defender tus derechos.

La adquisición de un producto o servicio debe realizarse solo cuando nos hayamos asegurado de cuáles son las características de ese producto o servicio, así como de su precio. Si a pesar de estas precauciones nuestros derechos de consumidores se ven lesionados, disponemos de varias vías para reclamar. En este consejo las recorremos.

La hoja de reclamaciones

La mayoría de establecimientos deben tener a disposición de los clientes la llamada hoja de reclamaciones. En ella podremos hacer constar nuestras quejas en el mismo establecimiento. Si no se produjera la satisfacción de la queja por parte del establecimiento, podríamos acudir a los organismos de protección del consumidor.

Organismos de protección del consumidor

También conocidas como organizaciones de consumidores son entes de carácter privado que velan por los derechos de los ciudadanos proporcionándoles, a través de sus oficinas, asesoramiento y defensa jurídica.

Oficinas municipales de información al consumidor

Un servicio gratuito de los Ayuntamientos que intentará solucionar todos aquellos problemas que hagan referencia al consumo y afecten al ciudadano.

El servicio de consumo de las comunidades autónomas

Entre las funciones de este ente público están la de la elaboración de disposiciones que defiendan al consumidor, la tramitación de denuncias y reclamaciones si hubiera lugar, y la prevención de posibles fraudes.

El Sistema Arbitral de consumo

El Sistema Arbitral de Consumo se trata de una vía extrajudicial que permite resolver con facilidad los desacuerdos entre comprador y vendedor o prestador del servicio. Es de caracter gratuíto. Sus resoluciones que se dictan en un plazo de cuatro meses, son de obligado cumplimiento, pero no podrá intervenir en caso de que se hubiera producido un delito.

Tribunales de justicia

Para resolver los casos en que hubiera cometido un delito. En lo referente al consumo destacaremos que se consideran delito hechos como la retirada del mercado de materias primas o productos de primera necesidad, la actividad publicitaria falsa o la adulteración de alimentos.

En definitiva: utiliza todos los recursos necesarios para defender tus derechos como consumidor.