Economía

Ahorrar en la vuelta al cole

Ahorrar en la vuelta al cole

Autor:

Llega la vuelta al cole y con ella un importante desembolso de dinero. Libros, material escolar, ropa, actividades... la lista es amplia, pero podemos ahorrar en la vuelta al cole con una buena organización.

Material escolar

La mayoría de los niños están deseando estrenar mochila, estuche, cuadernos y carpetas. En primer lugar tendremos que revisar el material que ya tenemos y comprobar si se puede reutilizar o no. Después podemos hacer una lista con lo que sea estrictamente necesario. De esta manera evitaremos caer en caprichos y comprar más de lo necesario. Tenemos que recordar que son los padres quienes deciden qué material se compra.

Siempre intentaremos comprar la mayor calidad al menor precio posible evitando fijarnos únicamente en marcas o personajes famosos que puedan aparecer ya que estos en muchas ocasiones elevan el precio de productos que en realidad son de baja calidad. Merece especial atención la mochila ya que se tiene que ajustar al usuario para que no dañe su espalda.

Libros de texto

Los libros suponen uno de los mayores gastos en estas fechas. Suelen cambiar cada año y cada niño necesita un gran número de ellos cada curso. Según la OCU, los establecimientos pueden llegar a realizar hasta un 25% de descuento en libros para Primaria y Secundaría y un 5% en educacion infantil.

En algunas familias, los libros de los hermanos mayores pueden reutilizarse por los más pequeños. Esto implica que ese material esté bien cuidado y para ello debemos enseñar a nuestros hijos a cuidarlo. A menudo podemos revisar los libros para ver su estado y, por ejemplo, enseñarles a que deben escribir a lápiz para que luego se pueda borrar y lo puedan utilizar de nuevo. Si no tenemos la posibilidad de que familia o amigos nos presten los libros de texto podemos acudir a bibliotecas cercanas donde puede que se anuncie la venta o intercambio de libros ya usados.

En el último de los casos, si tenemos que adquirir los libros lo mejor será que comparemos en varias tiendas ya que pueden existir muchas diferencias entre los precios. Tenemos que informarnos también sobre las diversas subvenciones que ofrecen las comunidades autónomas. Estas serán otorgadas en función de las rentas de la familia o bien se otorgará una cantidad de dinero determinada. Algunas, incluso permiten desgravar parte de lo que gastamos en la Declaración del IRPF.

Uniforme, ropa y calzado

Si nuestros hijos utilizan uniforme es importante que comparemos precios en varios comercios si nos es posible, ya que en algunos centros escolares obligan a adquirir los uniformes en determinadas tiendas. Si los niños no utilizan uniforme necesitan más cantidad de ropa y es conveniente que realizar las compras de manera escalonada ajustándonos al presupuesto que tenemos.

No hace falta optar por marcas de elevados precios para obtener calidad. Si queremos que les sirva durante más tiempo escogeremos tallas algo amplias. Los zapatos tienen que ser de la talla adecuada. Tanto los uniformes como la ropa en buen estado pueden ser reutilizada por hermanos pequeños o amigos, algo que hace que el ahorro sea considerable.

Transporte escolar

Es muy importante que nos informemos sobre los servicios que ofrecen los centros educativos. Además del precio, es importante saber el recorrido y las medidas de seguridad. Podemos optar también por el autobús municipal o interurbano ya que en algunas ciudades está subvencionado para estos casos.

Si nuestra opción es el coche particular, tenemos que buscar métodos para que el gasto en combustible no se dispare. Podemos compartir coche, gastos o incluso turnarnos con otros padres del vecindario. La mejor opción, si el centro está cercano a nuestros hogares, es que los niños acudan a este a pie. Esto supone el mayor ahorro y además ellos hacen ejercicio.

Comedor y extraescolares

Lo ideal sería que todos los niños pudiesen comer en sus casas, pero en muchos casos esto no es posible. Eso supondría un gran ahorro, sobre todo si hay varios escolares en la misma familia. Podemos pedir ayuda a otros miembros de la familia (abuelos, tios o vecinos) para que nos ayuden si no nos es posible acudir al hogar a la hora de comer. Si los niños almuerzan en comedores escolares es importante que controlemos su menú.

En cuanto a las actividades extraescolares tenemos que elegir aquellas que resulten imprescindibles y cuyo precio no sea muy elevado. Deben ser voluntarias pero no merece la pena apuntar a nuestros hijos a algo a lo que van a dejar de acudir al mes siguiente. Además no es conveniente cargar de actividades a los niños porque tiene que disfrutar del tiempo libre entre las clases. ¡Son niños, tienen que jugar!