Economía

Vender o alquilar la casa

Vender o alquilar la casa

¿Cuál es la mejor manera de sacar rentabilidad a una inversión inmobiliaria ante el actual ajuste de los precios de la vivienda? Vender el piso o alquilarlo, ésta es la primera incógnita que debemos despejar antes de mover pieza en un u otro sentido.

Autor: Yaencontre.com

Muchos propietaros de inmuebles se encuentran con el dilema de si les resulta más rentable alquilar o vender la vivienda. Tener claros cuáles son todos los pros y contras es imprescindible, pero más aún ante una coyuntura económica donde, según los últimos indicadores inmobiliarios publicados, el precio de la vivienda en España acumula ya un ajuste medio que roza el 25% y que, en zonas concretas como sería el de los municipios de la costa mediterránea, supera el 31%.

Decidirse por una u otra opción dependerá de la particularidad de cada caso: si se pretende alquilar la casa de manera temporal hasta que los precios se estabilicen o de manera definitiva para asegurarse unas rentas mensuales que ayuden a sufragar otros gastos o a pagar la hipoteca del mismo inmueble; si se quiere vender para reinvertir en otra vivienda; si detrás de la venta hay una urgencia económica...

Aunque los motivos que conducen a una u otra opción pueden ser múltipes, y lo más importante es hacer bien los números con cada una, ahí van las principales ventajas e inconvenientes que deben tenerse en cuenta y que pueden ayudar a tomar la decisión más acertada:

Ventajas de alquilar

- No se pierde la propiedad del inmueble.
- En caso de necesidad, siempre se está a tiempo de vender.
- La vivienda puede servir de aval si se solicita algún préstamo bancario.
- La renta del alquiler pude pagar total o parcialmente la hipoteca del inmueble, si es que la tiene, o ayudar a sufragar otros gastos.
- Al mantener la vivienda habitada, su deterioro es mínimo, a la vez que se evita que pueda ser ocupada por inquilinos no deseados.
- En época de bonanza económica, la vivienda es un bien que gana valor.
-Un contrato de alquiler no exige de mucho papeleo, su tramitación es relativamente sencilla.

Inconvenientes de alquilar

- Los contratos de alquiler tienen una duración mínima de 5 años, una vez firmado es complicado echar a los inquilinos antes de su vencimiento.
- Durante la vigencia del contrato no se puede subir la mensualidad por encima del IPC.
- Para arrendar la casa quizás se necesite llevar a cabo obras de reforma o acondicionamiento.
- Las cuotas de la comunidad y las posibles derramas por obras o reformas en el edificio van a cargo del propietario del inmueble.
- La renta del alquiler está sujeta a una reducción fiscal de un 60% desde el 1 de enero de 2011 (anteriormente del 50%). No obstante, la reducción es del 100% cuando el arrendatario tenga una edad comprendida entre 18 y 30 años y unos rendimientos del trabajo o de actividades económicas en el período impositivo superiores al IPREM (Indicador público de renta de efectos múltiples), que para 2011 se fijó en 6.390’13 euros. La edad del arrendatario se amplía hasta los 35 años si el contrato de arrendamiento se hubiera celebrado con anterioridad al 1 de enero de 2011.
- Es recomendable contratar un seguro de hogar y otro de protección jurídica de arrendador que, en caso de inquilinos morosos, cubra desde la designación de abogado y procurador hasta incluso las mensualidades impagadas
- El arrendador es responsable de los daños propios del inmueble y de los que éste pueda producir a terceros.
- Tener inquilinos puede ser una fuente potencial de problemas.

Ventajas de vender

- En caso de que la vivienda enajenada fuera la vivienda habitual, el contribuyente podría aplicarse, si se dan todos los requisitos, la exención de la tributación de la ganancia patrimonial por reinversión en otra vivienda habitual.
- Depende de lo que se haya pagado por el inmueble que se está vendiendo, la compraventa puede generar un beneficio económico.
- Una vez hecha la venta, ya no hay responsabilidad sobre la vivienda.

Inconvenientes de vender

- El dinero obtenido con la venta de la vivienda habitual está considerado como incremento del patrimonio con lo cual, si no se reinvierte en otra vivienda, está sujeto a la tributación de la ganancia patrimonial que, como norma general, resulta de la diferencia entre los valores de enajenación o transmisión y de adquisición de la vivienda. El porcentaje de tributación es del 19% hasta 6.000 euros y del 21% desde 6.000,01 en adelante.
- Si el inmueble enajenado NO se trata de la vivienda habitual, aunque el importe obtenido de la venta se reinvierta en otra vivienda, está sometido a la tributación de la ganancia patrimonial.
- La plusvalía -impuesto municipal que grava el incremento del valor catastral del terreno desde su compra y hasta el momento de la venta- va a cargo del vendedor.
- Si el inmueble tiene hipoteca y el nuevo propietario no la subroga, se deben pagar los gastos de su cancelación.
- La tramitación de una compraventa es compleja y requiere de muchas gestiones.

Fuente: Yaencontre.com