Economía

Cuatro consejos para ahorrar energía

Aunque el consumo energético de las viviendas españolas solo representa el 17% de la energía consumida en nuestro país, podemos intentar disminuir el consumo de nuestro hogar con estos cuatro consejos para ahorrar energía en tu hogar y ser así más respetuosos con el medio ambiente a la vez que ahorramos algo de dinero en nuestra factura.

1. Sustituye tu iluminación incandescente o bajo consumo por LED.

Aunque sustituir una lámpara que está en funcionamiento sería bastante “antieconómico”, sí es buena idea ir adoptando nuevas tecnologías cuando nuestras bombillas se fundan o pierdan intensidad. Hoy en día existen en el mercado bombillas LED con todo tipo de roscas (E27, GU10, etc.) e incluso tubos fluorescentes LED. El consumo de esta tecnología con respecto a la iluminación incandescente y de bajo consumo sería:

Tabla de consumo

2. Evita los sistemas de calefacción por resistencias eléctricas

Además de la ventaja del ahorro energético, la iluminación LED tiene una vida útil superior a las bombillas de bajo consumo, además de no perder potencia lumínica con el paso del tiempo.

Los sistemas de calefacción por resistencias eléctricas (o efecto Joule) pueden hacer que nuestra factura de la luz se eleve a las nubes. Nos referimos a los radiadores eléctricos, calefactores de aire, calor azul, etc., equipos que consumen un vatio de energía eléctrica por cada vatio generado de calefacción. Esto, unido al precio actual de la electricidad, hace que la calefacción por resistencias eléctricas sea un sistema ineficiente en términos económicos.

No debemos confundir estos sistemas con las bombas de calor, aunque éstas también funcionan con electricidad, su rendimiento es mucho mayor, pueden llegar a ofrecer 4W de calefacción con un consumo de 1W. Si tenemos por ejemplo una habitación de 15m2 y la calentamos con un radiador eléctrico, estaremos consumiendo 1.300W. Por lo tanto, una hora de calefacción saldría a 0,25€. Si en este mismo ejemplo utilizásemos una bomba de calor, el consumo sería de aproximadamente 325W y gastaríamos 0,06€ a la hora.

3. Vigila los consumos en stand-by

La mayoría de electrodomésticos y electrónica de consumo de hoy en día no se apagan al 100% cuando pulsamos el botón OFF, siempre mantienen una pequeña luz roja y ciertas funciones internas que consumen una pequeña cantidad de energía. Aunque la potencia en stand-by de este tipo de equipos es muy baja, la suma de todos ellos durante las 24 horas del día y los 365 días del año puede ser representativa en nuestra factura de la luz. 

Algunos consumos en stand-by de diversas pruebas realizadas nos revelan que una televisión puede llegar a consumir 0,6W, una videoconsola 2,4W o un reproductor de DVD 4,1W. La suma de estas pequeñas potencias equivale aproximadamente a 68kWh al año, unos 13€ anuales que podríamos ahorrarnos con un simple gesto. Si nos paramos a pensar, realmente, esta energía no se está utilizando en nada útil. La solución pasa por desenchufar los electrodomésticos que no utilices o, al menos, los que no utilices habitualmente. También existen dispositivos específicos para la eliminación de consumos en stand-by.

4. Utiliza programadores horarios

Los programadores horarios semanales pueden ser un instrumento bastante útil para ahorrar energía, estos aparatos tienen un coste muy bajo (alrededor de 10€) y un consumo casi despreciable, veamos como pueden ayudarnos:

Termo eléctrico

Es posible que calentemos el agua de nuestra vivienda con un termo eléctrico, lo más normal es que usemos la mayor parte del agua caliente en las duchas de la mañana, por lo tanto ¿por qué mantener el agua caliente en el interior del termo todo el día? Hemos hecho diversos test de consumo en varios termos y hemos llegado a la conclusión de que, si solo necesitamos agua caliente por las mañanas, la mejor opción es programar el termo para que funcione solamente unas horas antes de la primera ducha, de esta forma evitaremos el consumo asociado a mantener el agua caliente durante el resto del día. Lo que supone un ahorro medio del 25% al aplicar esta medida.

Router, módem, repetidores WIFI, etc.

Casi todas las viviendas cuentan con alguno de estos equipos para conectarse a Internet, aunque no son grandes consumidores de energía, se pasan las 24 horas encendidos. Si utilizamos un programador para apagarlos en las horas nocturnas y mientras estamos en nuestro puesto de trabajo, conseguiremos un ahorro de energía en torno a los 12€ al año.