Economía

Ahorrar en la factura de gas natural

Ahorrar en la factura de gas natural

Autor:

Hoy os explicamos cómo ahorrar en la factura de gas natural eligiendo una caldera adecuada para nuestro hogar. 

Siempre hay un momento por el que nuestra instalación de calefacción necesita un cambio de caldera, por avería o antigüedad. Una caldera es un equipo que nos proporciona a nuestra vivienda el confort de agua caliente y calefacción. Y lo más importante de todo antes de comprar ningún equipo, es saber, cuál de ellas debemos comprar para ahorrarnos anualmente una cantidad importante de dinero en nuestra factura de gas natural.

En la actualidad existen diferentes tipos

1. Calderas estancas, las convencionales, seguramente la que tengamos que cambiar en casa. Esta caldera dispone de una cámara estanca, es decir, más seguras, limpias y cómoda para el usuario ya que la cámara de combustión está sellada, lo que impide que los gases quemados salgan a nuestro recinto.

2. Calderas de bajo NOx, esta caldera además de contener también cámara estanca, está diseñada para reducir las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno). Lo que la convierte actualmente en una de las calderas respetuosas al medio ambiente por su baja emisión de óxidos de nitrógeno a la atmosfera y vigente dentro las normativas.

3. Calderas de condensacion, las más eficientes ya que contienen ambos sistemas de las anteriores comentadas y más a más proporcionan un ahorro económico a nuestro bolsillo. Por ello esté es el equipo cual yo recomiendo para poder ahorrar un dinero extra en nuestras facturas de Gas Natural. Hablamos de un ahorro de hasta un 35% anual, así que, hecha números a tus facturas.  

Calderas

Las calderas de condensación ante las calderas convencionales consiguen rendimientos de hasta un 110% más, mientras que en las convencionales consiguen una eficiencia térmica de 70-80%. El funcionamiento, es muy simple, a diferencia de las calderas convencionales que permiten que las emisiones de gases de óxidos de nitrógeno puedan salir libremente a la atmósfera cargados de calor y emisiones contaminantes, las calderas de condensación utilizan este calor para su aprovechamiento transmitiéndolo al circuito de agua caliente sanitaria (ACS) o calefacción, tal como aparece en la imagen. Las calderas de condensación no sólo aumentaran significativamente la eficiencia de la caldera, sino que reducirá las emisiones de gases contaminantes a niveles insignificantes.

Fuente: www.lacasadelacaldera.com