Economía

Cómo entender mi factura de la luz (II)

Cómo entender mi factura de la luz (II)

En la primera parte de este artículo te explicábamos los conceptos básicos que debería incluir toda factura de la luz, sea de la compañía que sea. Hoy vamos a repasar los conceptos que nos facturan o deberían facturarnos, explicando con detalle qué se contabiliza en cada uno y cómo se hace.

Conceptos que se cobran en tu factura de la luz

- Coste de potencia (o Término de potencia)

Es un importe fijo en tu factura. Esta parte la recauda la comercializadora (la que te cobra y te factura la luz) en nombre la empresa Distribuidora, que les cobra por utilizar sus redes. El precio por kW contratado lo define el Gobierno (se revisa cada tres meses). Si lo multiplicas por la potencia que tengas contratada tendrás el coste de potencia a pagar (en Euros).

Este importe se abona siempre, se realice o no consumo, por eso es tan importante que se ajuste a tus necesidades.

- Coste de energía (o Término de energía)

Es la parte variable de tu factura. Para calcular este coste no tienes más que multiplicar tu consumo de energía en kWh por el precio de tu tarifa en euros por kWh. Este precio es el que más puede variar de una compañía a otra, aunque hablemos de la misma tarifa.

- Impuesto eléctrico

Se trata de un impuesto que cobra el Gobierno para dar ayudas a la minería del carbón, con lo cuál, su importe será el mismo estés con quien estés.

Se calcula así: se suma del coste de potencia y el de energía y el resultado se multiplica por 1,05113 y por 4,864%.

- Alquiler del contador

Habitualmente, el contador es propiedad de la Distribuidora (aunque puedes tenerlo en propiedad). Así pues les pagamos a ellos un alquiler por este equipo, (aunque se nos incluya en la factura de la comercializadora) cuyo importe viene determinado en el BOE.

- I.V.A.

El Impuesto sobre el Valor Añadido se aplica al final, sobre la suma de todos los conceptos facturados, y actualmente es del 21%.

Estos son los conceptos básicos que te deberían facturar. Nuestro consejo es que desconfíes de cualquier otro añadido que no hayamos mencionado, cómo servicios de mantenimiento que puedes no necesitar nunca o descuentos que pueden esconder permanencias. En todo caso, si los tienes, pide que te aclaren si van asociados a permanencia o no o bajo qué condiciones los contrataste.

Fuente Holaluz.com

Tags relacionados ahorrar luz hola luz