Economía

Trucos para ahorrar luz en verano

Trucos para ahorrar luz en verano

Autor:

Al contrario de lo que pueda parecer, el verano es una época estupenda para ahorrar en la factura de la luz.

Si bien hay zonas en las que utilizar el aire acondicionado es casi obligado aun sabiendo que es de lo que más consume, hay una serie de trucos que todos podemos aplicar en esta época. El secreto principal está en aprovechar lo que nos gusta del verano (más horas de luz natural, el fresquito de algunas noches…) para ahorrar de forma sencilla. Aquí tienes varias ideas para reducir un poco las facturas veraniegas:

Usa el aire acondicionado con cabeza

Eso significa, sobre todo, mantenerlo a una temperatura mínima de entre 24 y 26ºC procurando tener ventanas y puertas bien cerradas para evitar “tirar” el dinero (y el aire). Otra medida muy simple, sobre todo si sabes que vas a salir de casa a una hora concreta, es apagar el aire media horita antes de salir. El frescor residual será más que suficiente para mantener la estancia climatizada y por poco que sea lo notarás en tu factura.

Aprovecha el frescor natural (aunque sea poco)

Incluso en las zonas de las que hablábamos antes puede haber algún momento de frescor a lo largo del día. Esos momentos suelen darse a primera hora de la mañana o por la noche y es interesante aprovecharlos. Si abres ventanas o puertas durante un rato podrás refrescar la casa de forma natural, sin abusar tanto de aire acondicionado o ventiladores. Es un truco de los de la abuela, así que no falla.

Aprovecha el calor natural (que es mucho)

Puedes quejarte del calor que hace y de lo sofocante que es o puedes, además, utilizarlo a tu favor. A poco que puedas, durante estos meses, sécate el pelo al aire y tiende en lugar de usar la secadora (si la tienes). Tendrás un ahorro extra y tu pelo y tu ropa te lo agradecerán.

Protege tu casa

En muchos sitios el calor prácticamente el mismo aunque estemos bajo cubierto pero si evitamos que el sol entre demasiado en casa o dé de lleno en sus paredes será más fácil mantenerlo a raya. Toldos, cortinas y persianas a medio bajar serán vuestros aliados en las horas clave del día, más o menos entre las 12 del mediodía y las 16h de la tarde. Puede parecer tonto pero si con ello consigues que tu casa esté un poco más fresca pondrás menos el aire acondicionado o el ventilador (o necesitarás menos potencia).

Mantén fría tu nevera

Intenta hacer una “foto mental” del interior de tu nevera antes de abrirla para tener claro lo que quieres rápidamente. Es bueno para tu bolsillo y para tu memoria, porque incluso puedes convertirlo en un juego con tu familia. Si durante el año la nevera abierta durante demasiado rato pierde frío, en verano puede “ganar” calor muy fácilmente.

Cena frío y al fresco

Por lo general en verano suelen apetecernos más platos fríos por lo que dejamos descansar bastante a la vitro, el horno y el microondas sin apenas proponernoslo.

Otra cosa que también apetece es aprovechar el fresquito nocturno para salir a la terraza, el jardín o el balcón y, si podemos, cenar allí mismo. Si lo hacemos con unas velas, sin tener que encender luces, conseguiremos la cena eficiente perfecta.

Esperamos que gracias a estos trucos y a los tuyos consigas ahorrar en tus facturas de este verano.

Fuente Holaluz.com

Tags relacionados ahorrar luz