Economía

Cuidado con lo que firmas en las ofertas comerciales

Cuidado con lo que firmas en las ofertas comerciales

Autor:

¿Estas pensando en volver a estudiar o aprender un nuevo hobby? ¡Perfecto! Pero... cuidado con lo que firmas en las ofertas comerciales.

Septiembre, 2015

Llegado septiembre, muchos de nosotros nos planteamos emprender nuevos proyectos, nuevos objetivos, como practicar deporte, aprender idiomas, adquirir nuevas habilidades, desarrollar nuevos hobbies, preparar unas oposiciones… para lo cual nos acogemos a atractivas ofertas comerciales promovidas por academias y escuelas.

En ocasiones ese entusiasmo inicial va decayendo con los meses o nos surgen incompatibilidades o compromisos, de modo que decidimos no seguir adelante con esa decisión que en su día fue tan ilusionante para nosotros. En estas circunstancias no es raro que el alumno se encuentre con un contrato que no desea continuar pero que se ve obligado a seguir pagando. En otras sucede que la academia no cumple las expectativas que teníamos depositadas en ella, o no respeta los términos del contrato, ¿qué podemos hacer?

Además, hay que tener en cuenta que legalmente no es lo mismo contratar una enseñanza presencial que on line a través de Internet, o que no es igual contratar una academia por mensualidades que acordar la realización por ejemplo de un máster, con un precio único, que puede ser de pago al contado o aplazado. Estas circunstancias conviene tenerlas en cuenta a la hora de contratar y posteriormente también. A continuación te informamos legalmente de sus derechos y podemos sugerirte las siguientes recomendaciones:

Antes de firmar el contrato no dejes de leer detenidamente las condiciones a las que te comprometes; es fundamental estar bien informado tanto del contenido del curso que contratamos, como de los compromisos que nosotros estamos adquiriendo con la academia o escuela. En particular debemos fijarnos en los siguientes aspectos:

• Contenido del servicio, material del curso, horarios de las clases, ubicación del centro, tutores en su caso, conexiones on line, posibilidad de homologación del curso…
• Periodo de duración del contrato (mensual, anual…), prórrogas tácitas y plazos de notificación de resolución de contrato. Compromisos de permanencia sujetos a ventajas u obsequios…
• Precio convenido, periodos de pago y forma de pago, como la domiciliación bancaria.
• Motivos de resolución de contrato y/o, en su caso, el derecho de desistimiento al que podríamos acogernos.

Una vez que hemos contratado, en los casos en que lo hayamos hecho online a través de Internet, podremos “arrepentirnos” y hacer valer nuestro derecho de desistimiento durante los 14 días naturales siguientes, sin alegar un motivo concreto. Ejercido este derecho las partes deben restituirse recíprocamente lo recibido: por parte del alumno el material de estudio si lo hubiere y por parte de la academia el precio abonado. Si la escuela no hiciera el reintegro en 14 días, el alumno tendría derecho a que se lo devolvieran duplicado.

Aparte de lo anterior, tanto si la enseñanza es presencial como si es online, si la academia está cumpliendo con sus obligaciones y facilitando la enseñanza en los términos convenidos, podrás hacer valer la resolución del contrato siempre que respetes lo pactado, en cuanto a los motivos y los plazos, que en ningún modo podrán ser abusivos o contrarios a la ley.
En todo caso, si hubieras contratado un curso o un máster con un precio único, pagado al contado o bien a plazos, en caso de que desees resolver el contrato sin que medie incumplimiento por parte de la academia, será complicado que se te exima del pago de la totalidad del precio.

Si la academia o escuela incumpliera lo pactado en el contrato, podrás reclamar por incumplimiento y, siendo un incumplimiento del objeto esencial del contrato (material de estudio obsoleto o con erratas, falta de tutorías, profesorado no cualificado, homologación del título, cierre de academia…) podrás optar además por resolver el contrato; en ambos casos tendrías además el derecho a pedir una indemnización por daños y perjuicios, siempre que puedas acreditar que realmente los ha sufrido y que traen su causa en esas irregularidades cometidas por la escuela.

Esa reclamación deberías cursarla por escrito, preferentemente cumplimentando la hoja de reclamaciones a disposición del público o bien enviando un escrito fehaciente. Posteriormente puedes poner los hechos en conocimiento de los organismos de consumo competentes. En particular las cosas pueden complicarse en los casos de cierre de academia o en los supuestos en que ésta trate de promover la declaración judicial de concurso.

LegálitasGracias a Legálitas y a su abogada Inmaculada Carrillo por colaborar con nosotros en la redacción y difusión de esta información que desde Hogarmania.com consideramos tan interesante.

Tags relacionados derechos consumidor