Economía

Cómo planificar una boda sin arruinarte

Cómo planificar una boda sin arruinarte

Autor:

Existen bodas de muchos tipos, pero todas ellas conllevan un desembolso económico, por pequeño que sea. A continuación, te damos las claves para planificar una boda sin terminar en la ruina.

Las cifras son las cifras incluso cuando se habla de bodas. Actualmente son eventos que van más allá de cambiar un estado civil por otro. Hoy en día, una boda es un acto social que implica una serie de gastos ineludibles a medida que queremos que la celebración sea algo inolvidable para todos los presentes.

De media, en España, se estima que el coste de una boda puede moverse entre los 10.000 y los 25.000 euros, cantidades que a día de hoy y más aún dada la situación económica en la que nos encontramos son difíciles de costear.

¿Cómo sufragar gastos?

El banquete, el vestido, la luna de miel… si empezamos a contar nos damos cuenta de que la suma final puede acabar por llevarnos a la bancarrota. Pero que no cunda el pánico, ya que este tipo de eventos podemos financiarlos. Como nos explican desde la web de finanzas HelpMyCash, actualmente hay bancos y financieras que disponen de productos específicos que nos ayudarán con tal menester. Así, este desembolso podremos financiarlo y pagarlo cómodamente a plazos sin que suponga una gran hecatombe para la economía de nuestro día a día.

Cuentas de boda, el primer paso

Aunque no es muy habitual, ya hay algunas entidades que ofrecen cuentas de bodas, un tipo de cuenta bancaria específica para estos eventos, que tiene ventajas como el regalo de las tarjetas de boda con el nombre de los novios y el número de cuenta, beneficios en la contratación de seguros de viaje u ofertas de descuento en la luna de miel, etc.

Este tipo de cuentas no son una forma de financiación, sino un lugar en el que, los invitados que acostumbran a obsequiar a los novios con dinero en efectivo, puedan ingresar el importe que deseen. Estas gratificaciones suelen ayudar bastante a los novios a pagar los primeros gastos de la boda. 

Si las cuentas de boda no nos convencen existe un plan alternativo: las cuentas de ahorro, las cuales permiten disponer del dinero depositado en ellas en cualquier momento y además nos ofrecen una rentabilidad a cambio. Así, mientras recogemos las aportaciones de nuestros invitados podremos obtener algo más de dinero con el que sufragar pequeños gastos.

‘Plan B’: pedir un crédito 

Puede suceder que los ahorros que tenemos no lleguen para sufragar el gasto total del presupuesto que hemos planeado. Es el momento de pensar en cómo financiar el resto de los preparativos de la boda para no tener que prescindir de nada.

Para acceder a cantidades que oscilan entre los 500 y los 50.000 euros podemos optar por pedir un crédito. Para ello, antes de nada, debemos tener en cuenta tanto el plazo de devolución, que puede alcanzar en algunos casos entre los 5 y los 10 años, como el interés que nos aplicarán más las posibles comisiones. A la hora de pedir un crédito, previamente, debemos comparar entre las diferentes ofertas del mercado para ver cuál es el que más nos compensa según el dinero que necesitemos y el plazo en que lo queramos devolver. 

Tags relacionados economía doméstica bodas