Economía

5 trucos para dejar de pagar comisiones por la cuenta corriente

5 trucos para dejar de pagar comisiones por la cuenta corriente

Autor:

Las comisiones suponen un gran gasto para muchos usuarios. A continuación, 5 trucos para dejar de pagar comisiones por la cuenta corriente de la mano de Helpmycash. 

A la hora de abrir una cuenta corriente, los gastos de gestión suelen ser la principal preocupación de los clientes. Y no es para menos, las comisiones representan una parte importante de los ingresos de la banca y pueden suponer un desembolso considerable al año. Solo durante 2015, la gran banca española (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell y Popular) ganó más de 19.500 millones de euros por este concepto. Un incremento del 5,1 % si se compara con el ejercicio de 2014, según un estudio del comparador de cuentas sin comisiones HelpMyCash.com. Si bien es cierto que el crecimiento se debe, sobre todo, al buen comportamiento de los cargos provenientes de la gestión de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros, las comisiones relativas a las cuentas corrientes no han dejado de ser habituales.

De hecho, en 2014 el Departamento de Reclamaciones del Banco de España registró 2.551 quejas sobre las liquidaciones de las cuentas, la mayoría debidas al cobro de este tipo de tasas. Unas cifras que arrojan un número considerable de personas descontentas con su banco. Sin embargo, desde el comparador señalan que es posible que algunos de esos clientes descontentos hubiesen podido evitar el pago de comisiones cambiando de banco o atendiendo a algunos de los trucos básicos para evitar su cargo. 

1. Abrir una cuenta en la banca online

La banca online se ha convertido a lo largo de los últimos años en la mayor abanderada de las cuentas sin comisiones. La mayoría de las entidades virtuales disponen de al menos una cuenta sin gastos de administración ni por la operativa básica, disponible para clientes con y sin nómina. Este tipo de cuentas permiten realizar transferencias e ingresar cheques gratis, así como retirar efectivo de un amplio parque de cajeros sin coste y disfrutar de ventajas extra como descuentos en comercios. Además, vienen acompañadas de una tarjeta de débito gratis y, en ocasiones, también de crédito y permiten acceder a un catálogo de productos de ahorro que por lo general suele ser más atractivo que el de la banca tradicional. 

Según el comparador, un cliente con una operativa moderada puede llegar a pagar varios cientos de euros por el uso y disfrute de su cuenta corriente, tal y como se desprende de la calculadora de comisiones bancarias que ha desarrollado HelpMyCash, que permite conocer cuáles son los gastos asociados a nuestra cuenta y cuánto podríamos ahorrar. Unas cifras que podrían convertirse en “cero” en la mayoría de los bancos virtuales que operan en España.

2. Domiciliar la nómina en el banco

Otra opción para evitar las comisiones más habituales (mantenimiento y administración, transferencias, tarjetas…) es domiciliar los haberes en el banco. La mayoría de las entidades suprimen las comisiones de las cuentas corrientes a los clientes que domicilian su nómina. Por lo que no se debería aceptar el cobro de comisiones por parte del banco habitual, sobre todo ahora que existen tantos productos exentos de gastos.

3. Sacar dinero a débito… solo en los cajeros gratis

El mapa de los cajeros automáticos ha cambiado en España con la entrada de 2016. La “guerra” iniciada el pasado año por el cobro de comisiones a los no clientes ha generado un estado de confusión entre los usuarios de banca. Muchos han visto como los cajeros gratis desde los que su banco les permitía sacar dinero gratis han cambiado y otros se han dado cuenta de que introducir su tarjeta en un terminal de otra entidad es ahora más caro que durante el pasado año. Si bien no se puede luchar contra las comisiones en cajeros, ya que dependen tanto del banco propietario del terminal, que es quien fija el coste por su uso, como del banco emisor de la tarjeta, que es quien decide si repercute o no la comisión al cliente, lo cierto es que se pueden esquivar, en parte, abriendo una cuenta en un banco que permita sacar efectivo gratis de muchos cajeros.

Este consejo también es efectivo a la hora de viajar. Existen bancos que permiten a sus clientes sacar efectivo de todos los cajeros del mundo sin coste. Una ventaja que puede ser muy útil en los períodos de vacaciones o para aquellas personas que viajan continuamente por negocios.

4. Activar la correspondencia virtual

Recibir la correspondencia por carta tiene un precio. Para evitar pagar por ello, solo hace falta avisar a la entidad de que se quieren recibir las notificaciones a través del buzón virtual de la banca a distancia o a través del e-mail. En algunos casos activar esta opción resulta tan fácil como acceder al área personal de Internet y pinchar sobre la opción correspondiente.

5. Evitar los descubiertos

Quedarse en números rojos, aunque sea por un solo euro durante apenas una semana, puede suponer un gasto extra de más de 35 euros dependiendo de la entidad. Son muy pocos los bancos que no aplican la comisión por descubierto y la comisión por reclamación de posiciones deudoras, de ahí que la mejor alternativa para no tener que hacerles frente sea evitar los descubiertos. Una buena planificación de los ingresos y de los pagos evitará las tan temidas comisiones por quedarse en negativo. 

En caso de que el descubierto sea inevitable, se puede hacer uso de ciertas alternativas que, si bien no serán gratuitas, pueden abaratar el coste de la operación. Por ejemplo, solicitar un minicrédito, siempre que sea de bajo importe y por un plazo breve de tiempo, o realizar un traspaso de la tarjeta de crédito a la cuenta puede resultar más barato que anotar un descubierto.