Ambiente

Diez trucos para limpiar el cuarto infantil

Diez trucos para limpiar el cuarto infantil

Autor:

Si aplicas estos diez trucos para limpiar el cuarto infantil en quince minutos lo tendrás ordenado y limpio. 

Aunque los niños pueden ayudar en casa desde muy pequeños, cuando se trata de convertir el caos de sus dormitorios en un espacio de tranquilidad, probablemente tendrás que tomar la delantera. Te bastará un cuarto de hora para realizar esta limpieza en diez pasos.

1. Ventila. Abre la ventana para que entre aire mientras limpias. Así reducirás la humedad y la sensación del ambiente cerrado, lo que contribuirá a evitar los ácaros.

2. Haz la cama. Sacude la ropa de cama y deja que se ventile mientras limpias el resto de la habitación. Deja para el final el hacer la cama, ahuecar las almohadas y estirar el nórdico.

3. Ordena el lío. Si tus hijos se han dedicado a pintar, a colorear o a realizar actividades liosas, guarda todo. Si están cerca, convéncelos de que te echen una mano y así fomentarás su colaboración futura.

4. Comprueba si hay manchas. Comprueba si hay manchas o líquido derramado en la moqueta y en la tapicería. Trátalas inmediatamente con detergente y el método quitamanchas más adecuado. 

5. Ordena la ropa. Recoge la ropa del suelo y dale una buena sacudida para quitar polvo y suciedad. Cuélgala en el armario o dóblala y guárdala en los cajones. 

6. Comprueba si hay ropa sucia. Es aconsejable que haya una cesta en el cuarto infantil, de modo que si te encuentras con ropa sucia puedas echarla. También puedes apilarla cerca de la puerta y llevarla al lavadero al salir. 

7. Organiza los juguetes. Recógelos y guárdalos en sus recipientes. Si encuentras alguno sucio, pásale una esponja húmeda. En el caso de que puedas meterlo en la lavadora, añádelo a la pila de la ropa sucia. 

8. Quita el polvo en húmedo. Utiliza una bayeta de microfibra y quita el polvo de las mesillas de noche de otras superficies. Si las pantallas de las lámparas tienen polvo, desenchúfalas y pásales un paño un poco húmedo.

9. Vacía la papelera. Vacíala, separa los elementos reciclables y tira el resto a la basura. Pon una bolsa limpia.

10. Por último, pasa la aspiradora. Céntrate en las zonas más transitadas, como la puerta y a los lados de la cama. Emplea la boquilla fina en los rincones. Si tienes tiempo, aparta la cama de la pared y pasa la aspiradora.