Cocinas y baños

Desatascar el desagüe del fregadero

Desatascar el desagüe del fregadero

Autor:

El fregadero que escurre lentamente es indicio de una tubería atascada. Las causas más probable son las grasas y los restos de alimentos. Por regla general, el problema se resuelve en pocos minutos y no hace falta productos químicos. 

En primer lugar, ponte unos guantes de goma, mezcla media taza de vinagre caliente y tres cucharadas de bicarbonato de sodio, y echa la mezcla por el sumidero. Después, abrir bien el grifo del agua caliente para que la presión limpie la tubería. 

Si el bloqueo persiste tendrás que utilizar un desatascador. Calcula que haya de tres a cinco centímetros de agua en el fregadero y tapona el sumidero con el desatascador. Presiona firmemente, súbelo y bájalo varias veces. Una vez resuelto el bloqueo, aclara el fregadero y desinféctalo con un chorrito de lejía. Si el problema persiste, prueba con un desatascador químico comercial o avisa al fontanero. 

¿Qué y cuándo?

Cada día retira los restos de alimentos del sumidero y aclara bien.

Cada semana echa con un recipiente una buena cantidad de agua hirviendo por el sumidero y evitarás la acumulación de suciedad en el desagüe. 

Cada mes echa una taza de vinagre por el sumidero y desaparecerán los pequeños bloqueos. 

Trucos adicionales

Puedes disolver las grasas con cristales de carbonato sódico.  Pon dos tazas de cristales de carbonato sódico encima del sumidero y echa lentamente agua hirviendo. Si estos métodos no dan resultado, usa un desatascador químico comercial. Como es un producto cáustico, debes ponerte guantes de goma.