Cocinas y baños

Toalleros eléctricos, ¿merecen la pena?

Toalleros eléctricos, ¿merecen la pena?

Autor:

Los toalleros eléctricos se están haciendo cada vez más hueco en los cuartos de baño de muchas personas, pero ¿merecen realmente la pena? A continuación analizamos sus ventajas e inconvenientes.

Nadie puede negar que los toalleros eléctricos sean perfectos para calentar nuestras toallas antes de darnos un darnos un baño o una ducha y que, además, dejen una agradable temperatura en el cuarto de baño. Sin embargo, ¿son tan buenos cómo los pintan?  

Cuestión de espacio 

Los toalleros eléctricos se pueden encontrar en mil y un formas, más o menos grandes. Aunque cómo todo en esta vida, si necesitas un electrodoméstico pequeño en casa te saldrá a proporción más caro que uno grande. Estos calienta toallas, si planificamos bien el espacio, son perfectos para ahorrar espacio porque van pegados a la pared, son planos y además puedes colocar varias toallas en él. 

Dos en uno 

Además de calentar las toallas y mantenerlas secas, algo que evitará tenerlas que cambiar con más frecuencia debido al olor que cogen por la humedad, sirven para calentar el cuarto del baño y eliminar la humedad. Se puede regular la temperatura (en algunos modelos oscila entre los 45º y los 60º) y el calor que producen es seco. 

Gasto energético 

La mayoría de los modelos tienen un gasto energético muy bajo y permiten tenerlos encendidos 24 horas (aunque no creemos que sea necesario). Su consumo suele oscilar entre los 35W y los 180W, por lo que no tendremos que preocuparnos por la factura de la luz. 

Toalleros eléctricos vs toalleros radiadores 

Parecen lo mismo, pero no lo son. Los toalleros radiadores tienen un mayor consumo eléctrico, entre los 600W, pensados para zonas templadas, y los 900W, para climas fríos. Además, los toalleros radiadores tiene la función de programarlos para que se apaguen una vez que el cuarto de baño alcanza la temperatura deseada. Por otro lado, también existen modelos de toalleros que funcionan con el sistema de calefacción que tengamos en casa, como si fuera un radiador más. 

Nuestra conclusión es que los toalleros eléctricos pueden resultar muy útiles en los cuartos de baño dónde se acumula una gran humedad durante todo el día y las toallas están constantemente húmedas. Además, si optamos por un toallero eléctrico apenas notaremos un aumento en la factura. Y a vosotros, ¿os parece que los toalleros eléctricos merecen la pena?