Cocinas y baños

Acabar con el mal olor del lavavajillas

Acabar con el mal olor del lavavajillas

Autor:

A continuación te explicamos nuestros trucos para acabar con el mal olor del lavavajillas en casa.

Con el uso, el lavavajillas va adquiriendo olores desagradables que pueden entorpecer la limpieza de nuestra vajilla. Cuando, tras el lavado, abrimos el lavavajillas y no huele a detergente... mala señal. Algo en su interior está produciendo malos olores, así que tenemos que buscar las causas. Lo más habitual es que, al no enjuagar los platos, en el fondo se hayan acumulado restos de comida. Pero esta no es la única causa, vamos a ver más:

Causas por las que el lavavajillas huele mal
  • Restos de comida en el fondo del lavavajillas. Solución: enjuaga los platos antes de meterlos al lavaplatos.
  • Filtro del lavavajillas sucio. Solución: limpia el filtro de forma regular.
  • Drenaje taponado. Solución: vigila que el agua sucia salga sin problemas y, en caso de atasco, desatascar el conducto.
  • Humedad y moho. Solución: deja la puerta abierta una vez que haya acabado el ciclo de limpieza.

En los supermercados y comercios podemos encontrar ambientadores o detergentes para el lavavajillas que desprenden aroma en cada lavado. Sin embargo, podemos optar por otras opciones caseras que funcionarán igualmente.

Ahí van nuestros trucos para acabar con el mal olor:
  • Añade pieles de cítricos, como naranjas o limones, cuando laves los platos. Puedes meterlas en una bolsita o dejarlas en uno de los compartimentos de los cubiertos. Retira tras cada lavado.
  • Añade media taza de bicarbonato sódico al fondo del lavavajillas: neutraliza los olores y no daña al lavaplatos.
  • Cada dos meses, añade una taza de vinagre al fondo del lavavajillas para abrillantar y limpiar.

Por último, os recordamos que es importante limpiar con regularidad los filtros del lavavajillas, así como el interior que se va ensuciando con los lavados. Un buen mantenimiento y uso del lavavajillas nos ayudará a conservarlo durante más tiempo.