Muebles

Limpia como los profesionales II

Limpia como los profesionales II

Autor:

Limpia como los profesionales parte II. Los limpiadores profesionales son maestros en el arte de limpiar rápidamente, aprende sus técnicas de limpieza.

Si te perdiste la primera parte pincha aquí: Limpia como los profesionales parte I

Reduce los productos que llevas

Los profesionales pueden llevar en su carro todos los productos que necesitan porque los reducen y simplifican al máximo. Los cuatro principales son:

  • Limpiacristales o limpiador multiusos suave
  • Quitagrasas o desengrasante fuerte
  • Limpiador de baños y azulejos
  • Gel limpiador o en polvo

Esto es todo. Nada de sprays específicos, nada de productos hechos para limpiar sólo las persianas, los ventiladores o las paredes. Los profesionales saben que con estos cuatro productos pueden realizar una limpieza normal.

Controla tus movimientos

Los profesionales sólo se mueven una vez en cada zona de la habitación. Primero van a la zona del lavabo, limpian el espejo, quitan la suciedad incrustada, pasan un trapo húmedo por las repisas y sacan brillo. No desgastes energía en tus sesiones de limpieza; controla tus movimientos. No cedas y limpia todo lo que haya en tu camino antes de seguir adelante.

Dos manos mejor que una

Los profesionales de la limpieza no trabajan como si tuvieran sólo una mano; haz tú lo mismo. Acostúmbrate a usar las dos manos cuando limpies. Echa spray al espejo con  una mano y pasa con la otra la toallita. Frota los estantes con dos esponjas o trapos. Limpia las pelusas de rincones y ranuras con una mano mientras con la otra puedes pasar el trapo por las superficies planas.

Recógelo

Los limpiadores profesionales empiezan su trabajo cuando las encimeras, muebles, electrodomésticos y suelos están ordenados. No pueden empezar a limpiar si cada cosa está cubierta de papeles, juguetes, platos sucios, o simplemente desordenada.

Para que hicieran este tipo de limpieza tendrías que pagar una fortuna. No les encargues a ellos el trabajo que tienes que hacer tú. Y recuerda que tienes que hacer la limpieza igual que un profesional: recoge antes de limpiar.

Piensa en la labor de equipo

Dos personas hacen una cama cuatro veces más deprisa que una sola. Observa a los profesionales. En un hogar de tamaño normal el trabajo se acorta si se trabaja en equipo de dos o tres personas. Cuando las circunstancias familiares lo permitan convierte la limpieza en un asunto familiar. A los miembros de tu familia les costará más desordenar las cosas cuando han tenido que esforzarse en limpiar.