Objetos

Limpiar peluches

Limpiar peluches

Autor:

Los peluches no son nada sencillos de limpiar. O se rompen o les salen bolitas o se apelmazan. Lo cierto es que es muy complicado que queden perfectos y se pierde mucho tiempo tratando de recuperarlos.

Una forma rápida y sencilla de acabar con muchas de las manchas que nos encontramos en los peluches es meterlos en una bolsa de plástico, suficientemente grande para que entre todo el muñeco, y echar dentro un buen puñado de bicarbonato. Cerramos la bolsa y agitamos de manera contundente para que el polvo se reparta bien. Dejaremos que actúe durante toda la noche y, por la mañana, lo sacudimos y lo cepillamos. Se puede hacer la misma operación con harina de maíz refinada o con polvos de talco pero se pegarán más al peluche y nos costará eliminarlos por completo.

Si el peluche en cuestión no es muy grande y entra en la lavadora, podemos limpiarlo con un programa normal. Lo único que hay que tener la precaución de meterlo en una bolsa de tela, las fundas de almohada son muy prácticas, para que el relleno no se quede apelmazado. También hay que tener cuidado con el centrifugado de la lavadora. Si podemos poner uno que no sea muy agresivo, mejor. Si no, es preferible sacarlo sin centrifugar y dejarlo en la bañera escurriendo para que no se estropee.

En caso de que el muñeco no esté demasiado sucio pero tenga mal olor, lo que podemos hacer es mezclar suavizante de la ropa con agua en un pulverizador y rociarlo sobre el peluche. Así, cuando se seque, nuestro osito olerá fresco y limpio y nos darán ganas de abrazarlo.