Objetos

Cómo limpiar y mantener la plata

Cómo limpiar y mantener la plata

Autor:

Si alguna vez te has preguntado cómo hacer la limpieza de la plata y no has encontrado solución... tienes que leer este artículo. 

Plata sin relieves

En este consejo, os proponemos como eliminar todas las imperfecciones que se hayan producido en los objetos de plata si, por falta de tiempo, no habéis podido realizar un mantenimiento continuo de los objetos de este metal tan delicado. Aseguraremos un buen mantenimiento general de cualquier objeto de plata no repujado (sin relieves), si lo lavamos con frecuencia utilizando agua caliente con un poco de lavavajillas. Esto evitará que tengamos que pulirla con demasiada frecuencia.

Plata con relieves

En el caso de que se trate de plata repujada, el procedimiento será diferente: preferentemente utilizaremos un cepillo de cerdas suaves para aplicar sobre las zonas ennegrecidas el producto de pulimento (en su defecto lo aplicaremos con algodón). En todo caso, tendremos la precaución de realizar la limpieza de la plata cerca de una ventana abierta: así evitaremos que se formen vapores que puedan afectar negativamente a nuestra salud. Realizaremos esta tarea protegidos por unos guantes para no dejar huellas en los objetos y, una vez limpias las piezas, sean de plata repujada o sin repujar, las guardaremos siempre protegidas en una bolsa anti-manchas.

Joyas y bisutería

En cuanto a los pequeños objetos de plata que utilizamos como complementos, joyas y bisutería os ofrecemos una solución original que podrá evitaros problemas: la simple aplicación de esmalte de uñas en las varillas de los pendientes puede prevenir una posible infección. Para limpiarla puedes consultar este vídeo sobre limpiar joyas y bisutería. Aunque aquí os proponemos unos trucos extras:

  • El bicarbonato puede servir tanto para la plata repujada como la lisa. Basta aplicarlo con un algodón o cepillo de forma uniforme.
  • El alcohol es una buena ayuda, deja la plata sumergida unos minutos y después abrillanta con un paño seco.
  • La pasta de dientes para la bisutería es otra opción. Aplícala sobre la superficie a limpiar y una vez seca retirala con un paño seco y abrillanta.