Objetos

Cómo limpiar una freidora en casa

Cómo limpiar una freidora en casa

Autor:

Vamos a ver cómo limpiar una freidora en casa, un pequeño electrodoméstico muy útil para nuestras frituras, pero que acumula una gran cantidad de grasa.  

¿Qué necesitamos para limpiar una freidora?
  • Vinagre
  • Bicarbonato sódico
  • Jabón
  • Bayetas suaves
  • Espátula de plástico
  • Cepillo de dientes
Proceso para limpiar una freidora

Lo primero que tenemos que hacer para limpiar una freidora es desenchufarla y dejarla enfriar. Una vez que el aceite esté caliente, lo vertemos en un recipiente para su posterior reciclado. Ya podemos comenzar a limpiarla, aunque veremos que hay distintos métodos. 

La canastilla de la freidora podemos meterla directamente en el lavavajillas o sumergirla en agua caliente y limpiarla con un estropajo y jabón de lavar los platos. Otra opción es dejarla dentro de la freidora y realizar el siguiente proceso:

1. Llena la freidora con agua y una taza de vinagre. 

2. Cierra la tapa

3. Enciende la freidora

4. Deja que el agua hierva durante 10 minutos como mínimo. (Dependerá de la suciedad)

5. Retira el agua y con una bayeta retira el aceite

6. Aclara bien

También podemos usar bicarbonato sódico para limpiar la freidora. Forma una pasta de bicarbonato con agua, aplícala en las zonas con más grasa y frota con un cepillo de dientes suave. Aclara con agua y, al final, sécala con un trapo. 

Las espátulas de plástico también son muy útiles para eliminar la grasa sin dañar la superficie. Quita el exceso de suciedad y por último añade agua caliente con desengrasante, deja reposar durante media hora con la freidora encendida para que no se enfríe, frota con un cepillo, vacía la freidora y vuélvela a llenar, esta vez solo con agua. Aclárala bien y seca con un trapo. 

El exterior de las freidoras se puede limpiar fácilmente con con una esponja y jabón de lavar los platos. Sin embargo, antes de realizar la limpieza de las freidoras es recomendable leer bien las instrucciones de uso, ya que no todas las piezas se pueden mojar y es importante identificar cuales. Además, es importante seguir las recomendaciones del fabricantes en cuanto a la limpieza, que puede variar entre marcas y modelos.