Orden

Cómo organizar un recibidor pequeño

Cómo organizar un recibidor pequeño

Autor:

Aunque organizar un recibidor pequeño parezca imposible... ¡no lo es! Disfrutar de una zona de paso luminosa y bien aprovechada es solo cuestión de orden. 

Para disfrutar de un recibidor organizado, por muy pequeño que sea, debemos huir de los elementos con fines meramente decorativos y apostar por piezas funcionales y acogedoras. Por otro lado, utilizar una serie de recursos decorativos, como elegir colores claros o unificar todos los elementos en un mismo tono, ayudarán a mantener el orden.

Elige un solo mueble

Para organizar un recibidor pequeño es mejor optar por una única pieza. Al evitar varios muebles auxiliares la zona quedará más despejada  y dar calidez mediante la decoración: usar papel pintado, espejos y en caso de tener un pasillo largo puedes optar por guardar en las paredes usando percheros. Algunas soluciones que podemos utilizar para guardar en recibidores pequeños son:

  • Balda volada: si la eliges una balda lacada igual que las paredes no ocupará espacio visual, además no necesitarás más de 15cm de fondo para dejar las llaves, el correo, la correa del perro, etc. 
  • Mueble estrecho: con 25cm tendrás suficiente profundidad para guardar los guantes, gorros, bufandas... además, si en el interior de las puertas pegas unos ganchos podrás colgar las llaves, sombreros... Es mejor elegir muebles que tengan zonas abiertas y den ligereza.
  • Balda sobre la puerta de entrada: Nadie se fijará en ella cuando entra y sin embargo, si colocamos una balda en la zona superior de la pared y nos hacemos con unas cajas, podremos guardar objetos que no utilicemos a menudo, zapatos de temporada,...
  • Percheros: olvídate de los percheros de pie y utiliza aquellos que vayan anclados en la pared. Si tienes un armario congestionado, sacar los abrigos de dentro te vendrá genial. 
Accesorios que nos lo ponen fácil

Para mejorar el orden de un recibidor pequeño podemos echar mano de pequeños objetos que ayudarán a tenerlo todo organizado. Por ejemplo, en los armarios podemos colocar ganchos en el interior de las puertas y si compartimentamos los cajones será más fácil encontrar las cosas. Es mejor utilizar separadores o cajas de distinto tamaño en función de lo que queramos guardar. Las etiquetas pueden ser perfectas para identificar lo que guardamos en el interior de cada caja. 

Mini truco: si guardamos el correo (sobres, facturas, tarjetas, menús de comida rápida,...) de lado será más fácil de encontrar que si los apilamos uno encima de otro. ¡Y más ordenado!