Ropa y tejidos

Planchar una camisa

Planchar una camisa

Autor:

Planchar una camisa es más sencillo de lo que parece, aunque siempre hace falta un poco de práctica. 

No hay duda de que una camisa se ve mejor cuando está planchada, incluso una camisa confeccionada en un tejido que no necesita plancha. Si ya has planchado el cuello y los puños, solo necesitas tres minutos más para la pechera y las mangas. Con un poco de práctica plancharás la camisa en cinco minutos. 

Paso a paso

Extiende la pechera, con los botones hacia arriba, sobre la tabla. Primero plancha los espacios entre los botones y el resto de la pechera. Planche el otro lado.Extiende la espalda de la camisa sobre la tabla de planchar, alisa con las manos lo más posible y sigue planchado hasta llegar al otro extremo.

Extiende una manga en la tabla de modo que las costuras laterales queden planas y la parte de la botonadura hacia arriba. Plancha del puño al hombro. Repite con la otra manga. No eches a perder tu esfuerzo dejando que la camisa se arrugue. Una vez planchada cuélgala en una percha y cierra dos o tres botones de arriba para que mantenga la forma.

Trucos adicionales
  • Si se trata de prendas de seda, déjalas ligeramente húmedas, ponlas del revés y utiliza la temperatura más baja. No pulverices con agua pues dejaría marcas. 
  • Si se trata de prendas de lentejuelas, ponlas boca abajo sobre una toalla gruesa, cúbrelas con un paño y plancha a baja temperatura. 
  • Si se trata de prendas forradas, ponlas del revés para planchar el forro, vuelve a poner del derecho y plancha el tejido exterior. 
  • Plancha con cuidado la ropa que carece de etiqueta de instrucciones. No es aconsejable planchar a alta temperatura. Conviene utilizar la temperatura más baja y/o un paño de planchar para proteger el tejido. Presiona en lugar de arrastrar la plancha.