Ropa y tejidos

Cómo limpiar sandalias y chancletas

Cómo limpiar sandalias y chancletas

Autor:

Vamos a ver cómo limpiar sandalias y chancletas que, dependiendo de su composición, necesitarán cuidados diferentes. 

Los principales problemas que podemos encontrar a la hora de limpiar sandalias y chancletas son el olor y las manchas que producen la arena o tierra. Además, el uso continuado con el calor y la humedad pueden producir bacterias que desarrollen enfermedades en los pies. Para evitarlo es esencial limpiar el calzado regularmente. 

Sandalias y chancletas de tela o plástico 

La mayoría de estas sandalias o chancletas se pueden meter en la lavadora y no requieren más cuidados que aplicar un desodorante una vez secas. Otra opción interesante es pulverizar con unas gotas de árbol del té que sirve de fungicida y elimina el olor. 

Sandalias de piel

El calzado de piel no es recomendable meterlo en la lavadora y lo mejor es seguir un sistema de limpieza a mano. Para eliminar la suciedad de la parte exterior pasaremos un trapo húmedo con un jabón apto para piel o, y aquí viene el truco casero, un poco de leche limpiadora facial. Frota suavemente por toda la piel y después haz lo mismo con el interior. 

Una vez limpias las sandalias, aplica una capa de crema de zapatos incolora para impermeabilizar el calzado (o un producto específico en caso del cuero) para evitar que la humedad afecte más al calzado. Por último puedes espolvorear la suela interior con polvos de talco o desodorante para calzado. 

* Si no quieres usar jabón para limpiar las sandalias hay quien hace una pasta de bicarbonato y agua y frotar con un cepillo de dientes. Después pasa un trapo húmedo para eliminar los restos de producto y deja secar al sol.