Ropa y tejidos

Cómo limpiar las toallas de la playa

Cómo limpiar las toallas de la playa

Autor:

Vamos a ver cómo limpiar las toallas de la playa y la piscina que, por su uso intensivo, requieren unos cuidados especiales. 

Cada día, al volver de la playa o la piscina, tenemos que lavar tanto las toallas como los bikinis y bañadores ya que con el salitre y el cloro tienden a estropearse. Para limpiar las toallas de la playa y la piscina tenemos que comenzar por leer las etiquetas de lavado, que en la mayoría de las toallas, recomendarán un detergente suave y un programa corto en frío, puesto que son prendas que se lavan de forma diaria y pueden desgastarse con facilidad. 

Para fijar el color de las toallas de playa podemos añadir un chorrito de vinagre en el aclarado ya que es normal que, por el uso intenso que se hacen de estas prendas en verano, pierdan color. Además, al añadir el vinagre, nos ahorraremos el suavizante. A la hora de secar las toallas, mejor si hace viento y están a la sombra. 

¿Y si tengo manchas en la toalla de playa?

Las manchas más comunes que suelen caer sobre las toallas de playa y piscina son tanto las producidas por las cremas de sol como las de fruta u otros alimentos que comemos habitualmente durante nuestra estancia en la arena. Vamos a ver cómo solucionar cada una de ellas, aunque en principio no deberían suponer ningún problema. 

Manchas de crema de solCómo quitar manchas de crema del sol de la ropa
Una forma de eliminar las manchas de protector solar de la ropa consiste en frotar en seco con un jabón neutro y después introducirlo en un barreño de agua tibia con el zumo de un limón y un puñado de sal. Lavamos la prenda a mano y aclaramos. Después, si la prenda no es de colores vivos, la dejaremos secar al sol. 

Manchas de frutaLimpiar las manchas de fruta
Un remedio casero es frotar la mancha con un trapo impregnado en leche con sal. Después déjalo secar en un sitio ventilado y si ha quedado un cerco puedes meterlo a la lavadora y lavarlo de manera habitual. Para las manchas más persistentes, como la cereza, frota la mancha con amoniaco y agua, después limpia la prenda con agua jabonosa y aclara o métela a la lavadora.