Suelos y paredes

Limpiar paredes empapeladas

Limpiar paredes empapeladas

Autor:

¿Sabes cómo limpiar el papel pintado de una estancia? En este consejo de limpieza y hogar os enseñamos cómo limpiar una pared empapelada.

Los colores vivos y las diversas texturas del empapelado, alegran cualquier habitación, pero también crean problemas a la hora de limpiarlo. Antes de ponernos a limpiar la pared debemos tener en cuenta una serie de advertencias para no llevarnos ningún disgusto. 

Lee las instrucciones del fabricante. Como la composición  y el acabado del empapelado son distintos, lee los consejos del fabricante y usa métodos de limpieza que corresponden.

Quita el polvo. Usa el plumero o ata un trapo limpio sobre la escoba y quita el polvo de las paredes antes de limpiar el empapelado.

Empapelado viejo y sin acabado. Utiliza una esponja específica de limpieza en seco hecha de goma natural para quitar la suciedad superficial sin mojar. Frota ligeramente la superficie con movimientos largos para quitar suciedad.

Empapelado lavable. Usa una esponja natural apenas humedecida con una solución de agua templada y una pequeña cantidad de detergente líquido. Antes de empezar, comprueba en un rincón que la solución no despega el papel ni arrastra el acabado.  Frota con delicadeza y evita que el empapelado se humedezca. Una vez aclarado, absorbe la humedad adicional con trapos limpios.

Huellas de dedos y manchas. Quítalas pasando con delicadeza una goma de borrar blanda. También puedes emplear limpiadores comerciales específicos para quitar las manchas más pequeñas.

Evita los limpiadores. Olvídate de los limpiadores abrasivos (polvos de fregar y cremas) a la hora de limpiar el empapelado. Los gránulos abrasivos que contienen pueden rascar el acabado.