Seguridad

Robo de tarjeta de crédito

Robo de tarjeta de crédito

Autor:

A cualquiera nos puede ocurrir y hay que estar preparados para actuar con rapidez porque, en caso de pérdida o robo de tarjeta de crédito, el tiempo es oro. 

En primer lugar, lo que hay que hacer es anular la tarjeta. Para ello, bastará con realizar una llamada a la entidad bancaria emisora de la tarjeta (es conveniente tener apuntado el número de este número de teléfono en la agenda del móvil). Hoy en día, todas las cajas y bancos cuentan con teléfonos de atención al cliente durante las 24 horas del día. Es muy importante apuntar la hora y la fecha de la llamada: si hubiera algún error informático en el momento de la anulación será datos muy importantes a la hora de reclamar

En caso de robo, es imprescindible acudir a comisaría para denunciarlo. Allí mismo se encargarán de bloquear la tarjeta y de poner la correspondiente denuncia de la que deberemos guardar la copia.

Si no se ha registrado ningún cargo a la cuenta tras la desaparición de la tarjeta, basta con acudir a la sucursal para solicitar una nueva. Este trámite no supone coste alguno. Pero si se ha producido alguna retirada de efectivo, la entidad bancaria se encargará de estudiar el caso y si averigua que el cliente acostumbra a llevar la clave cerca de la tarjeta, considerará que se ha hecho un mal uso del producto y el usuario sería el responsable final. En los casos de duplicación de tarjeta o de robo con fuerza, la entidad se responsabiliza.

Una última consideración: además de guardar la cartera en un lugar seguro, hay que intentar no llevar todas las tarjetas juntas. Así, en caso de pérdida o robo, evitaremos un mal mayor.