Tecnología

Ordenar el correo electrónico

Ordenar el correo electrónico

Autor:

Ordenar el correo electrónico es más importante de lo que pensamos y si seguimos las reglas que os presentamos a continuación mejoraremos mucho nuestro uso del email. 

¿Qué sucede cuando abres tu buzón de correo electrónico? Si eres de aquellos que no borra nada... ¡ preocúpate! Cada día se envían millones de emails en todo el mundo y, lejos de ir disminuyendo, la cifra aumenta cada año. Es un horror abrir el buzón y encontrarte con cientos de correos electrónicos sin leer y una agobiante sensación de que nunca podremos ordenarlo todo. 

Cada persona vuelca en su buzón de correo electrónico parte de su personalidad, así nos encontramos con usuarios que guardan y clasifican todo, los que guardan solo aquello que es verdaderamente importante, el que conserva aquello que le resulta emotivo, el que no tira todo o el que, por el contrario, lo tira todo.  Sin embargo, aunque parezca imposible, se puede ordenar el correo electrónico y mejorar su uso.

Mejorar el uso del email

Para mejorar el uso y poder ordenar el correo electrónico hay una serie de consejos que podemos seguir. Además, también ahorraremos tiempo y efectividad.

Mira todos los mensajes una sola vez. Hoy en día existen dos grandes grupos en el uso del email: los que miran el correo varias veces al día y los que están constantemente mirando el email. Para no perder el tiempo y ganar efectividad establece dos periodos para abrir el buzón. Por ejemplo, a primera hora del día y después de comer. 

Clasifica. Sin necesidad de abrir el correo, solo conociendo el remitente y el asunto, podemos clarificarlos en leer o borrar. Una vez que los leemos: si es inútil, se manda a la papelera; si lo puedes contestar en menos de cinco minutos, se contesta y si te requiere más tiempo del que dispones se guarda en la carpeta de pendientes. 

Y entonces nos surge la duda... ¿cuándo contesto a los emails pendientes? Para que siga ordenado y nuestras carpetas de pendientes se hagan enormes aprovecha tus ratos libres para gestionarlos. Pero no vivas pendiente del correo electrónico puesto que está pensada como una herramienta de ayuda, no para torturarnos. 

En conclusión, para ordenar el correo electrónico solo debemos ser constantes en nuestra norma básica: todo aquello que no nos sirva en el futuro, tirar. Qué no se te acumulen recordatorios de citas a las que ya has ido, promociones que no has usado y se han caducado o ese email cariñoso para que "no te olvides de comprar el pan".