Tecnología

Eres retro y no lo sabes

Eres retro y no lo sabes

Todo vuelve. Todo. Los pantalones de campana, cuando menos lo esperemos… ¡zas! Nos estarán esperando a la vuelta de la esquina. Y es que las hombreras o los pantalones con corte a la cintura ya han sentado precedente para estar alerta. Nunca reniegues de algo del todo; porque puede ser que te visite otra vez antes de lo que crees.

Claro está que hay corrientes y gustos que merece la pena recuperar y otros no. En moda, jamás pensamos que los tops ultracortos o las gafas al más puro estilo nerd volverían de su destierro. Ahora, cual zombies recauchutados y de buen ver, copan los armarios de los más hipsters allende los mares. Volvemos a cultivar nuestras propias hortalizas, volvemos al pueblo, volvemos a recuperar nuestra bici de adolescente e incluso volvemos a aprender a tejer como nuestras abuelas. Todo esto está genial, pero cómo no, volvemos a hacer todo esto sin despegarnos de nuestro smartphone más de dos metros.

Y es que podemos aprender cuándo es la mejor época para cultivar esos tomates, cómo reparar nuestra bici de adolescente, cómo llegar hasta nuestro pueblo de infancia y cómo tejer un gorrito de lana monísimo de lana mirando a la misma pantalla: la de tu móvil. Así pues, estamos en ese extraño momento en el que lo viejuno y lo moderno coexisten en pacífica armonía, pudiendo saborear lo mejor que nos aporta lo uno y lo otro. Estamos asistiendo al renacer retro. Pero un renacer retro-moderno.

Lo retro is on fire. Lo retro mola. Lo retro es cíclico, va y viene; en una eterna danza circular sin fin. Pero esta danza también se baila en el mundo de la tecnología. Sin embargo, en este sector los avances no están dispuestos a ceder terreno en pos del postureo. Es cool ser retro y moderno, sí, pero sin dejar de lado la comodidad que los avances de la ciencia nos han brindado.

En este sentido, hay muchísimos ejemplos de productos que podrían encajar con esta descripción, pero un exponente monérrimo que además, nos encanta, es el teléfono retro de SPC, el SPC Retro Deluxe. Un teléfono de los de casa de tu abuelo o abuela, que en lugar de girar una rueda infinitamente para marcar los números, dispone de unos cómodos botones en el auricular. Y agenda para 50 contactos, manos libres, identificación de llamada… Todo un clásico que ha vuelto a la vida de la mano de esta marca española. Si estás pensando en hacer un regalo en San Valentín, te estás amueblando la casa o tienes un amigo o amiga hipster hasta la médula, tienes una propuesta perfecta. Sobre todo, porque eres retro, aunque no lo sepas. Y si no, al tiempo.

Tags relacionados SPC teléfono