Arbustos

Rosa del desierto o adenio

Rosa del desierto o adenio

Autor:

Descubre todos los cuidados y los consejos para cultivar la rosa del desierto o adenio en nuestros hogares.

Nombre común: Adenio, Rosa del desierto

Nombre científico: Adenium obesum

Familia: Apocynaceae

Origen: El este de África y sur de Arabia

Ubicación: Exterior a pleno sol e interior mucha luz

Luz: A pleno sol

Temperatura: Cálida, no tolera temperatura de menos de 10º

Riego: Moderado

Abono: 2 ó 3 veces en verano y que sea abono para plantas crasas

Humedad: No soporta el exceso de humedad

Descripción de la rosa del desierto

La rosa del desierto es un arbusto que tiene unas flores muy hermosas de color rosa, pero también pueden ser de color rojo o blanco. Lo más característico es su tallo, que a medida que va creciendo, este va aumentado de tamaño. Por eso su nombre científico de obesum, porque la forma del tallo recuerda a la obesidad. Además de la forma curiosa, el tallo también tiene una función: hace de reserva de agua. Sus hojas son ovaladas, pueden medir unos 9-11 centímetros de largo y son bastante resistentes. Cuando florecen las flores, se parecen a las flores de la Adelfa.

Luz de la rosa del desierto

La rosa del desierto necesita estar a pleno sol. A pesar de ser apta para cultivar en interior, lo mejor es que esté en una zona en la que le de mucha luz. En verano, se recomienda colocarla a pleno sol, ya que gracias a ello crecerá correctamente. En invierno hay que evitar colocarla en zonas sombrías.

Temperatura de la rosa del desierto

No tolera bien temperaturas muy bajas, y a partir de los 10º puede empezar a sufrir. Por eso lo mejor es no cultivarla en zonas en las que haga frío. Se recomienda que en invierno, al tener menos tiempo de sol, se mantenga en temperaturas entre 12 y 15 grados.

Riego de la rosa del desierto

Este arbusto no tolera muy bien el riego, de modo que hay que regar con moderación, sobre todo durante su crecimiento. De modo que regando cada 10 o 15 días será más que suficiente. En invierno, habrá que reducir los riegos, ya que al no tener mucha luz no necesitará mucho agua. En general, es mejor que la tierra pueda llegar a secarse que que se quede húmeda y encharcada.

Consejospara el cultivo de la rosa del desierto

Es un arbusto de crecimiento lento, de modo que hay que tener paciencia para cultivarlo, pero con unos cuidados adecuados puede llegar a florecer dos veces durante el verano. Si en invierno, a causa del frío llega a perder las hojas, lo más probable es que vuelva a recuperarlas para la siguiente estación.

Si lo cultivamos en maceta, normalmente no suele superar los 60 centímetros de alto, pero en realidad su tamaño puede llegar al metro o metro y medio de altura.