Plantas

Prímula

Prímula

Autor:

Descubre los cuidados y los consejos para cultivar las prímulas.

Nombre común: Prímula

Nombre científico: Prímula obconica

Origen: Asia

Familia: Primuláceas (Primulaceae)

Ubicación: Exterior e interior

Floración: Invierno-primavera

Luz: De luminoso a muy luminoso, nunca sol directo

Temperatura:13 - 17 ºC (Mínima: 3 - 5ºC)

Riego: Abundante

Abono: Cada tres meses en periodo de crecimiento, cada dos meses durante el desarrollo

Descripción

La prímula obconica es una planta de temporada cuya floración se centra durante los últimos meses de invierno y principios de primavera. La planta posee una roseta de hojas semicirculares verdes de cuyo centro emergen las características flores que pueden ser de diferentes colores, como el blanco, la gama de los rosas y salmón o azulados. Es una planta muy florífera que puede alegrar y decorar nuestra casa durante varios meses si se atienden sus cuidados básicos.

Luz y temperatura

Una vez adquirida la planta, le buscaremos un lugar fresco y luminoso del hogar. Si no tenemos un lugar fresco, es aconsejable sacar la planta durante el día al balcón o terraza. De esta forma conseguiremos que la floración sea más pausada y, por tanto, duradera. Le gustan los lugares luminosos, pero no cálidos, nunca el sol directo.

Riego

Los riegos han de ser abundantes, no dejando que el sustrato llegue a secarse. Para asegurarnos de que no falta agua colocaremos un plato en la base de la planta donde siempre haya como mínimo un dedo de agua. No pulverices las hojas para evitar pudriciones.

Abono

En época de crecimiento hay que abonar la planta cada 3 semanas con un fertilizante para plantas con flor. Cuando aparezcan los capullos la frecuencia aumenta y habrá que abonarla cada 2 semanas. Durante el período de desarrollo bastará con abonar cada 2 meses. Siguiendo estos cuidados, la prímula obconica nos durará en flor una media de dos meses.

Consejos

Para conseguir una floración lo más duradera posible es importante conseguir plantas sanas con una o dos flores ya abiertas, pero asegurándonos de que en el centro de la roseta se adivinen nuevos brotes de flor, lo que garantiza una floración prolongada.

Si queremos mantener la prímula año tras año, tras la floración procederemos a trasplantar la mata a un tiesto de mayor tamaño, utilizando un buen sustrato y colocándola en un rincón del balcón o terraza orientada al norte, al abrigo del sol y del calor. Realizando esta acción, la planta vegetará durante el verano, activando su crecimiento con la llegada del invierno y volviendo a florecer a finales del mismo. Cuidado con los jugos de esta planta pues producen irritaciones en la piel.