Plantas

Plantas carnívoras

Plantas carnívoras

Autor:

Las plantas carnívoras son plantas de gran adaptabilidad, aunque originariamente suelen vivir en tierras pobres y encharcadas. Vamos a conocer un poco más sobre sus cuidados.

Existe una gran variedad de plantas carnívoras y, entre otras clasificaciones, se puede clasificar por el tipo de trampa que crean. Muchas de ellas poseen hojas impregnadas de fluidos viscosos que suponen una trampa mortal para los mosquitos al quedar adheridos a ellas. Otras han desarrollado un mecanismo en el que las hojas semiplegadas, a modo de trampa, detectan la presencia del insecto y lo capturan. Cuando atrapan la presa, la planta segrega un fluido que hace que el animal se descomponga y así, la planta absorbe los nutrientes necesarios para su dieta.

No son muy exigentes en cuanto a luz, aunque, cuanta mayor luminosidad tengan, más y mejor se desarrollan. Es recomendable evitar el sol directo, pues es muy perjudicial, ya que quema las hojas. Para un correcto desarrollo requieren temperaturas constantes y templadas, alrededor de los 20ºC.

A diferencia de muchas plantas de interior, las carnívoras requieren en su mayoría condiciones de tierra encharcada. Si se cultivan individualmente, según la variedad, el plato de la base del tiesto ha de tener un dedo de agua; también hay que favorecer una humedad ambiental más bien alta.

Plagas y enfermedades

Pueden padecer infecciones de parásitos como cochinillas o áfidos que se combaten con insecticida. Además de las plagas de insectos, su mayor enemigo es el moho gris que se combate con fungicida y se previene manteniéndolas en ambiente fresco y ventilado resguardado del frío.

Consejos

Para cultivar varias plantas carnívoras es aconsejable recrear el ambiente húmedo del que son originarias. Para ello es recomendable recurrir a un pequeño invernadero, donde la luz y la humedad que estas plantas requieren están aseguradas. Para asegurar las condiciones de encharcarmiento que requieren, colocamos una bandeja impermeable, de entre 3 y 5 cm de altura. Sobre esta bandeja añadimos un sustrato de calidad y procedemos a plantar todas las plantas carnívoras que hayamos seleccionado, procurando crear una composición lo más armónica posible. Tras la plantación, la superficie se cubre con pequeños cantos rodados evitando dañar las frágiles plantas. A continuación, añadimos agua hasta llenar la bandeja, tapamos el invernadero y periódicamente comprobamos que no falte agua.

Nota: no sé debe jugar nunca con las trampas de la planta, en el caso es un ejemplo explicativo, pero no aconsejable para el correcto mantenimiento de la planta.