Plantas

Drácena deremensis

Drácena deremensis

Autor:

En esta ficha de la drácena deremensis podéis encontrar los consejos y cuidados que necesita esta planta para estar perfecta.

Nombre común: Drácena

N. científico: Dracena Deremensis

Origen: Zonas tropicales de ?frica

Familia: Liliáceas

Ubicación: Planta interior

Luz: Luz moderada, nunca sol directo

Temperatura: Ideal de 16-21 º C

Riego: Moderado

Abono: En crecimiento cada mes, en desarrollo cada 3 meses.

Descripción

La drácena deremensis es una de las plantas de interior más rústica y fácil de cultivar que existen. Se adapta perfectamente a las condiciones de ambiente seco y de poca luz de los hogares. Se suele cultivar en grupos de tres individuos de alturas distintas que aporten volumen al conjunto.

El color de las hojas difiere en cada variedad, existiendo hojas totalmente verdes, hojas con colores verdes y amarillo, y también las hay de color verde y blanco. Es una planta de crecimiento lento, pero con el tiempo puede llegar a alcanzar los dos metros de altura.

El gran número de variedades con distitnas coloraciones y su excelente adaptación al crecimiento en nuestros hogares son dos ventajas excepcionales que ofrecen estas drácenas. Es una planta aconsejable para las eprsonas que tienen mala mano con las plantas, ya que la drácena deremensis es una superviviente.

Luz

No es muy exigente en cuanto a luz y puede crecer y mantenerse con vida en rincones poco luminosos o en una oficina con luz artificial y veréis como sobrevive, pero cuanta menos luz tenga menor será su crecimiento. Si queréis verla crecer más densa y tupida es aconsejable acercarla a una fuente de luz tamizada, evitando el sol directo que daña las hojas causándoles quemaduras y amarilleamientos. Las variedades de hojas matizadas en amarillo y blanco son más exigentes en cuanto a luz que las variedades completamente verdes. 

Riego

Los riegos han de ser moderados, regando la planta cuando observemos que la tierra se ha secado. Un exceso de agua es peor con esta planta que una carencia, ya que el exceso provoca podredumbres de raíz y tallo que derivan en la muerte de la planta. Agradece ser pulverizada, pero no lo exige. Si el ambiente es muy seco puede que las puntas de las hojas se sequen.

Consejos

La drácena se cultiva muy fácil en una hidrojardinera que asegure una óptima hidratación de la tierra. Mucha gente suele atar los tallos entre sí, lo que no suele ser muy atractivo. Otra opción es podar la mitad de los tallos a una tercera parte de su longitud. Esto activará la aparición de nuevos tallos cerca del tronco central, recuperando el porte compacto deseado.

En la foto: Drácena deremensis "Lemon Lime"