Plantas

Nertera, cuidados y consejos para su cultivo

Nertera, cuidados y consejos para su cultivo

Autor:

La nertera es una planta de porte rastrero que apenas se levanta 10 cm del suelo y tiende a crecer a lo ancho, cubriendo poco a poco la superficie de la tierra donde se ha plantado.

Nombre común: Nertera

Nombre científico: Nertera Granadensis 

Familia: Rubiáceas (Rubiaceae)

Origen: Centroamérica y Sudamérica Andina

Ubicación: Interior y exterior

Floración: Primavera

Luz: Mucha claridad

Temperatura: 17-20ºC

Riego: Evitar que la tierra se humedezca demasiado.Pulverizar las hojas con agua una vez por semana

Abono: Fertilizante no nitrogenado cada 15 días

Descripción de la nertera

Apenas se levanta 10 cm del suelo. Posee pequeñas hojas circulares y carnosas engarzadas en numerosos tallos finos que se entrelazan entre sí formando una espesa maraña. En primavera y a principios de verano da unas pequeñas flores blanco-verdosas que dan lugar a numerosas bayas de color naranja intenso que cubren por completo la nertera. Cuando la planta está sin bayas se puede confundir con la soleirolia ya que ambas presentan un crecimiento y follaje muy parecidos. Posee unas raíces muy superficiales, por lo que no suele requerir macetas grandes. La podemos utilizar como elemento decorativo aislado o como planta basal asociada con otro tipo de plantas de interior que requieran cuidados similares.

Luz de la nertera

Aunque parezca una planta delicada y de entornos sombríos, la nertera necesita mucha luz e incluso algo de sol directo.

Temperatura de la nertera

No tolera ambientes demasiado cálidos, siendo la temperatura máxima óptima de entre 18 y 20º C.

Riegos de la nertera

No necesita muchos riegos, siendo aconsejable dejar secar la tierra entre riego y riego. Agradece algo de pulverización de agua tibia y también el que se abone puntualmente.

Consejos para cultivar la nertera

Es habitual comprar una nertera llena de bayas naranjas y ver que, tras pasar un tiempo considerable, la planta no vuelve a dar sus frutos. Para lograr la formación anual de bayas aconsejo sacarla al balcón, colocándola en primavera, cuando veas que la planta comienza a florecer, en una zona protegida y con un poco de sol. La temperatura fresca del exterior permite que se polinicen las flores formándose las bayas, que al principio son verdes y pasado un tiempo empiezan a ponerse naranjas. Es el momento de meterla dentro de casa.