Plantas

Soleirolia o Musgo cama de novia

Soleirolia o Musgo cama de novia

Autor:

La soleirolia es una pequeña planta de porte rastrero con hojas pequeñas y tallos finos que tiende a ramificar en abundancia creando matas con formas almohadilladas muy atrativas que recuerdan colchones de musgo. 

Nombre común: Soleirolia, Lágrimas de Ángel

Nombre científico: Soleirolia Soleirolii

Familia: Urticáceas (Urticaceae)

Origen: Córcega y Cerdeña

Ubicación: Interior

Luz: De luminoso a muy luminoso

Temperatura: 16º-18º (Mínima: 1º-3º)

Riego: Abundante, evitar encharcamientos

Abono: Con fertilizante especial para plantas verdes cada 15 días

Descripción

La delicadeza de la mata, su color verde fresco y su porte le confieren ese aspecto parejo a muchos musgos, aportando una sensación de frescura única. Existen principalmente tres variedades, una con follaje verde claro, otra con hojas grisáceo -blanquecinas y otra con hojas verde-amarillentas. 

Cultivada individualmente en un pequeño tiesto crea una mata semiesférica elegante, pudiendo agruparlas de tres en tres, con una soleirolia de cada color en cada uno de los tiestos.También puede ser utilizada para tapizar la tierra de plantas que requieren mucha humedad, como los helechos, por ejemplo, aportando el aspecto musgoso descrito con anterioridad.

Luz

La soleirolia crece mejor en un entorno luminoso pero sin sol directo ya que el sol quema con facilidad las frágiles y pequeñas hojas.

Riego

Es una planta propia de lugares muy húmedos, por lo que agradece tener el sustrato siempre húmedo. Si observamos que las puntas de la soleirolia pierden rigidez y comienzan a arquearse bajando el volumen de la mata esférica es el momento de regar copiosamente para que la soleirolia recupere su porte y aspecto fresco característico.

Consejos

Si tienes un jardín, prueba a plantar la soleirolia en el lugar más sombrío y húmedo del jardín, al resguardo de las heladas. Ya verás como poco a poco empieza a colonizar su entorno creando un efecto verde esponjoso equiparable al que crean los musgos. La sensación de frescura y esponjosidad que crea la soleirolia es única.