Plantas

Cactus de Navidad

Cactus de Navidad

Autor:

Toda la información y cuidados de la Schlumbergera x Buckleyi conocida como Cactus de Navidad.

Nombre común: Cactus de Navidad

Nombre científico: Schlumbergera X Buckleyi

Origen: Zonas tropizales de Brasil

Familia: Cactáceas

Ubicación: Interior

Floración: Invierno

Luz: Mucha luz, algo de sol directo

Temperatura mínima: 3-6 ºC

Temperatura ideal: 16-21 ºC

Riego: Moderado durante la época de crecimiento

Descripción del cactus de Navidad

El cactus de Navidad está emparentado con el cactus de Pascua (Rhipsalidopsis), floreciendo intensamente durante los meses invernales y coincidiendo con la Navidad. Es una planta muy fácil de cultivar, con tallos planos compuestos de segmentos con bordes dentados. De cada segmento aparecen nuevos tallos y con el tiempo la planta no puede mantenerse erguida y adquiere un porte colgante, quedando el tallo arqueado.

Las flores surgen de los extremos de los tallos en invierno, y aunque el color más habitual es el rosa, también hay variedades de color rojo y blanco. Cada flor está compuesta por varios pétalos flechados que crean una forma acampanada de cuyo centro emergen los estambres.

Luz del cactus de Navidad

El Cactus de Navidad necesita abundante luz, por lo que agradece estar colocado al pie de una ventana. Si no recibe suficiente luz los tallos perderán color.

Riego del cactus de Navidad

El riego debe ser abundante cuando la planta está creando nuevos segmentos, no dejando que se seque la tierra. Se reduce el riego durante el resto del año, y tras la floración dejaremos un periodo de unos dos meses sin regar. A pesar de ser una cactácea, es bastante exigente en agua durante el crecimiento y necesita una media de dos riegos semanales, si es posible con agua no calcárea. Eso sí, hay que tener cuidado con los encharcamientos que pueden producir hongos y pudrir los tallos.

Consejos para el cultivo del cactus de Navidad

Para triunfar con el cactus de Navidad, tras la floración lo colocaremos en un lugar fresco del hogar, reduciendo los riegos y dándole de esta forma el reposo exigido por esta cactácea. Durante el verano sacaremos el cactus a un balcón colocándolo en un lugar sombrío. Esta alternancia en su cultivo, sacándolo al exterior, potenciará una mayor floración invernal.

Protégelo de las corrientes de aire. Resulta muy fácil reproducirlo mediante esquejes de hoja.